Translate

Friday, February 08, 2019

Del maestro se aprende si se le escucha


Nuestro maestro aparecerá solo cuando, cada cual, como alumno, esté listo. Lo anterior implica que para poder recibir una enseñanza es preciso tener la disposición y buena voluntad para que ello ocurra. De lo contrario será poco más o menos difícil a arar en un desierto.



El problema fundamental es que no pocos seres humanos creen que se las saben todas y por tanto solamente oyen, mas no saben escuchar, o sea asimilar lo que les transmiten. Son además tercos, impertinentes, y arrogantes, lo cual imposibilita el aprendizaje de cualquier lección, incluso las derivadas de sus propias equivocaciones y consecuencias.





En la Universidad tuve un gran profesor que enseñaba matemáticas, amable y estricto, quien algún día explicando a su clase preguntó: ¿Que piensan Uds. que es esto? Un joven que permanentemente tan solo quería sobresalir, saltó como una liebre y rápidamente le contestó “Dr., ese es el teorema del “ Chivo “. No joven, respondió inquieto el profesor. Es el teorema de Chió, atribuido al gran matemático italiano Felipe Chió, quien con el creo la regla para simplificar el cálculo de los Determinantes. La clase entera se rio por la impertinencia de su compañero quien, por dárselas de artista, quedó como la parte sur de las vacas que van pa’l Norte.

8 comments:

esteban lob said...

Menos mal que el alumno impertinente, amigo Ricardo, no le dijo que es el teorema del chavo...del ocho.Lamentablemente estamos rodeados de individuos que "se las saben todas".

Afectuosos saludos australes.

Marcos said...

Me preocupan los estudiantes actuales que acuden a clase con el celular sobre el pupitre. Con esa actitud que van a aprender. Muchas gracias por tu visita.

Marina Fligueira said...

Hola Ricardo, pobre incauto, seguramente aprendería de su error, puesto que de todo se aprende en esa vida. Aunque si, también hay quien no madura nunca.

Un abrazo y mi gratitud.

Jose Ramon Santana Vazquez said...

una gran virtud Ricardo es la de saber escuchar y tomar buena cuenta de los temas que se estan dando en nuestro alrededor y sin embargo la prontitud el querer asimilar sin madurarlo da lugar a la hermosa reflexion que hoy nos dejas y sabiamente os dio vuestro maestro en el aula , recibe un fuerte abrazo y mis saludos . jr.

Sandra Figueroa said...

Asi es amigo Ricardo, del maestro se aprende si se escucha.......Te mando saludos y fuerte abrazo a la distancia.

Ligia said...

Efectivamente, no sólo vale ser buen profesor, también hay que ser buen alumno, y eso hoy día está muy difícil. Te lo digo porque mi hija está viviendo la experiencia de la enseñanza y me cuenta que se encuentra con unos alumnos difíciles y con poco interés por saber. Abrazos

Manuela Fernández said...

La actitud que se tenga ante algo es importantísimo, hay que escuchar, que asimilar... no es simplemente asistir y ni siquiera oír.
SAludos.

RosaMaría said...

Sabias palabras las tuyas, el maestro llega cuando el alumno está listo. Gracias. Beso

Followers

Blog Archive