Translate

Friday, April 16, 2021

¿Qué inseguridad la suya, noooo?

En una serie de televisión colombiana que vi hace un tiempo una jovencita le decía a su novio para hacerlo sentir mal: madure ya, oyó?? Obviamente el varón se molestaba y, como dicen en mi tierra, de una “se abría del parche”, mejor dicho “se pisaba” o se iba de ahí para no aguantarse la cantaleta. Lo destacado del caso es que la damita tenía razón ya que los comportamientos de su enamorado, quien tenía en ese momento unos veinte años, eran los de un peladito de trece. Al analizar el actuar del muchacho podríamos decir que su inteligencia emocional era bastante limitada y por tanto no resultaba difícil intuir que “el man“ en verdad si era y se comportaba a su edad en forma bastante inmadura. Lo desagradable para él es que quien se lo dijera fuera su compañera emocional lo que por lo tanto lo llevaba a sentirse molesto.
Para entender un poco mejor la situación recordemos que los síntomas más comunes de la inseguridad emocional son: preocupación, ira, autocompasión y depresión, todo lo cual conduce a comportamientos inestables y por consiguiente erróneos, los cuales dificultan al individuo alcanzar la madurez que todo el mundo anhela. De ahí que el tratar tales problemas con alguien especializado o con un buen consejero personal ayudará bastante a pasar de los estados desajustados a unos mucho mejores basados en la Inteligencia Emocional, y por ende a tener una mejor relación con las demás personas.

17 comments:

Susana Moreno said...

Poca gente sigue tratamientos. Un beso

Carlos Augusto Pereyra Martínez said...

La familia y la escuela U(hoy dicen colegio), juegan un papel fundamental en la formación del educando en el manejo de sus emociones; pero lamentablemente, la educación se convirtió en preparar al educando para sea competentemente en el campo laboral, No se forman sujetos, ni personas. Quizás, asumo, muchos sean inmaduros e inestables. Un abrazo. Carlos

Jose Ramon Santana Vazquez said...

llevo las gafas rotas y escribirte casi es ver doble ,asi es la inteligencia emocional Ricardo nos hace subir en globo y luego apearnos al menor improvisto , es curioso que sea asi pero nos hace vulnerables y se debe completarcon un poco de la otra ...lo dideal seria tenerlas compensadas , escelente reflexion Ricardo recibe un fuerte abrazo y mis saludos. jr.

RECOMENZAR said...

un placer leerte y estar por acá
un abrazo inmenso muchacho

Macondo said...

Es que las verdades escuecen. En lo que se haga con ellas —marcharse para no escucharlas o escucharlas y sacar provecho— está el quid de la cuestión.
Un abrazo.

Alí Reyes said...

El problema Ricardo. Es que cuando no hemos madurado...¡No lo reconocemos!...¿Entonces cómo pedimos ayuda?

J.P. Alexander said...

Excelente entrada nos haces pensar. Yo creo que hay tener madurez y empatia. Te mando un beso

Ingrid Zetterberg said...

La verdad, amigo Ricardo es que la inmadurez es muy común. Hoy vemos adultos de 44 años incluso bastante inmaduros...y pienso que hasta hay viejos inmaduros, pues eso no depende de la edad, ya que también he visto gente bien joven (de veinte o veinticinco años) que son bien maduros. Yo creo que eso depende también de lo que nos va aconteciendo en la vida, la gente que más sufre madura más rápido, eso creo yo. Porque aquellos que han sido mimados por la vida, demoran más en madurar. Al menos eso he sacado en conclusión ahora que tengo 70 años. Muy buena reflexión nos compartes. Un abrazo.

São said...

Inteligência Emocional é um tema muito interessante e eu dei há anos uma Acção de Formação sobre ela que resultou muito bem.

Meu querido Ricardo te abraço com carinho desejando-te excelente fim de semana e saúde

AMALIA said...

Una gran reflexión.
Es muy importante saber madurar y pienso también que no es cuestión de edad.
Muy interesante tu exposición.
Un abrazo.

CHARO said...

Muy cierto lo que dices, hay personas que necesitan de especialistas para poder madurar adecuadamente pero es necesario que la persona afectada se de cuenta del problema que tiene y que necesita ayuda profesional.Saludos

Sandra Figueroa said...

Amigo Ricardo, como siempre es un placer pasar a leerte y reflexionar. Saludos a la distancia. Cuidate mucho.

Kasioles said...

Yo pienso que cada persona es un mundo y no existe una edad para madurar.
Lo ideal es que se madure con arreglo a la edad, pero hay gente que, aún llegando a viejos, son como niños.
Cariños.
Kasioles

Mara said...


Es mi primera visita a tu blog y he disfrutado mucho de tus opiniones con las que estoy muy de acuerdo. Muchas veces perdemos las formas a la hora de comunicar algo negativo a alguien, aunque sea verdad, y desde luego es un error. Me ha encantado visitar tu espacio.
Saludos.

Marina Filgueira said...

Hola Ricardo. Creo qué es la educación emocional comienza en casa, somos los padres los primeros maestros y psicólogos, yo personalmente he empezado por conocer bien los sentimientos de mis hijos. Hoy me siento orgullosa de ellos y son lo mejor que me pudo pasar en la vida, son chicos alegres comprensibles y bondadosos.

Un abrazo y bendiciones, gracias por este post cantante flexivo.

Manuela Fernández said...

Madurar es difícil pero para ciertas personas más, por inseguridad... por todo lo que tú has mencionado. Ahora bien, tener al lado a una persona "machacante" en lugar de ayudar entorpece.
SAludos.

Rud said...

Miércoles 21 abril 2021

Mi muy apreciado Ricardo
Con tu permiso, voy a abogar por el jovencito:
1-Estoy segura que todos hemos cometido errores a esa edad.
2-Tú mismo anotas que ella desea “hacerlo sentir mal”, lo cual supone que la chica no sea muy amistosa.
3-Para la mayoría de jovencitos resulta un poco inquietante enfrentarse a una relación donde ella es quien impone las reglas.
4-Hablas de “síntomas más comunes de la inseguridad emocional son: preocupación, ira, autocompasión y depresión”:
Preocupación: no solo un veinteañero la tiene, es necesario tenerla, por ejemplo si estuviese sin trabajo.
Ira: me temo que sean los entrados en años quienes son más irascibles.
Autocompasión: eso está mal, es lo más absurdo que podamos hacer.
Depresión: es algo que está volviéndose muy frecuente con el encierro por la pandemia, la falta de contacto físico afecta mucho más a los niños y jovencitos.
Ha sido un gusto leerte; has tocado un tema muy interesante; espero que no te molesten mis puntos de vista.
Cordiales saludos, un gran abrazo, con afecto.

Followers

Blog Archive