Translate

Saturday, May 20, 2017

Cuando la reputación se pierde

Resulta ser que en un pequeño pueblo el alcalde tenía una esposa muy bella pero “flojonga” de piernas. Estando ella todavía joven decidió meterse a cantar y para ello los preparativos fueron diversos, entre estos los afiches publicitarios. Estando en esas, un hombre oriundo de allí, conversando con uno de aquellos que a mediados del siglo pasado se les denominaba popularmente “turcos”, mirando la propaganda leyó en voz alta un aparte que decía “ Esta noche debuta la señora del alcalde “, pero como así, replico el “majito”,  pero sí de “buta” ha estado una buena parte de su vida.

 

 




Perder la reputación  es estar muerto entre los vivos, dice el aserto. De ahí que aquello de que “cría fama y échate a dormir”, es muy veraz, sobre todo cuando de malos antecedentes se refiere, puesto que no hay algo que se riegue tanto como la pólvora, como la costumbre malévola de chismear mal de alguien, bien sea por certeza, o por envidia.


Por lo anterior “La reina, no solo debe ser, sino que también parecerlo”, de forma tal que se evite con ello el “dar papaya” a los comentarios nocivos. Una reputación que se gana con los años, se puede perder en un segundo, lo cual puede ser a ratos tarea de titanes, puesto que una vez que un chisme se cierra, atajarlo o cambiarlo demandara un largo tiempo.

 

----------------------------------

 

Este es mi Video Coach " El efecto Pigmalion y La bella dama "

https://www.youtube.com/watch?v=DXf_k-U59HM&t
 

11 comments:

CÉU said...

Hola, querido amigo Ricardo!

Verdad miesmo! No se deve solament parecelo, pero selo, de raiz.

Abrazo.

esteban lob said...

La reputación de cada uno, Ricardo, es un bien muy difícil de proteger, pero de valor supremo.
Sin duda que a lo largo de la vida se debe hacer frente a envidias, zancadillas y todo tipo de agresiones no necesariamente físicas.Pero vale la pena hacerlo.

Abrazo austral.

Macondo said...

"Una mala reputación es una carga, ligera de levantar, pesada de llevar, difícil de descargar" (Hesíodo).

São said...

Querido Ricardo tens razão : a reputação é dura de construir e de muito fácil destruição, infelizmente.

Esperemos que nunca toquem na nossa!


Abrazo fuerte, estimado amigo mio

Marina Fligueira said...

¡Hola, Ricardo!!!

Hay personas, si se pueden llamar así, puesto que para mí no lo son. Pues como iba diciendo, no saben otro idioma más que el de quitar el pellejo a los demás con su lengua de víbora venenosa. Eso de coge buena fa y échate a dormir, es relativo.

Considero que cuando hay una ofensa de esa característica, o de otras, primero hemos de saber de que boca ha salido, si merece credibilidad. Hoy día es tanta la envidia…
Mi lema es que a palabras necias oídos sordos, no consiento jamás que alguien me venga con chismes de otra persona.

Te dejo a Sócrates, que lo explica mejor.


No basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad.
Cuentan que un día se acercó a Sócrates otro filósofo y le dijo:
– “Sócrates, ¿sabes lo que acabo de oír de uno de tus alumnos?”
– “Un momento” respondió Sócrates. “Antes de decirme nada me gustaría que pasaras una pequeña prueba. Se llama la prueba del triple filtro”.
– “¿Triple filtro?”
– “Eso es”, continuó Sócrates. “Antes de contarme lo que sea sobre mí alumno, es una buena idea pensarlo un poco y filtrar lo que vayas a decirme. El primer filtro es el de la VERDAD. ¿Estás completamente seguro que lo que vas a decirme es cierto?”
– “No, me acabo de enterar y…”
– “Bien”, dijo Sócrates. “Así que no sabes si es cierto lo que quieres contarme. Veamos el segundo filtro, que es el de la BONDAD. ¿Quieres contarme algo bueno de mi alumno?”
– “No. Todo lo contrario…”
– “Con que” le interrumpió Sócrates, “quieres contarme algo malo de él, que no sabes siquiera si es cierto. Aún puedes pasar la prueba, pues queda un tercer filtro: el filtro de la UTILIDAD. ¿Me va a ser útil esto que me quieres contar de mi alumno?”
– “No. No mucho.”
– “Por lo tanto” concluyó Sócrates, “si lo que quieres contarme puede no ser cierto, no es bueno, ni es útil, ¿para qué contarlo?”.

Rafael Humberto Lizarazo said...

Decía mi abuelo: Perder la reputación es como fracasar en un negocio realizado en sueños... no hay que darle importancia al qué dirán.

Un abrazo.

CHARO said...

Y que daño puede hacer una lengua de "serpiente" y si encima el chisme es mentira ya ni te cuento.......Es cierto que hay que ser no solo buena sino que hay que aparantarlo también.Saludos cordiales

Manuela Fernández said...

Efectivamente todos queremos que hablan bien de nosotros, sin embargo, teniendo en cuenta que la mayoría de la gente es falsa y envidiosa, únicamente debería importarnos lo que piensen aquellos que nos aman. BEsis.

Gizela said...

Ciertamente los chismes maliciosos corren cual pólvora y eso de coje fama y échate a dormir, es cierto. Pero hay que vivir más pendiente de lo que cree nuestra conciencia, que lo que piensa de nosotros la gente jajaja
Besotessssssssssss

Conxita Casamitjana said...

Muy cierto Ricardo, quitarse de encima un chisme o la mala reputación es complicado y más en los tiempos que corren en que no es necesario comprobar la certeza de un hecho para difundirlo por la red.
Cierto ese efecto pigmalión de poder llegar a ser lo no hemos nacido con la guía de un mentor o todo aquello que nos propongamos cuando alguien cree en nosotros, especialmente nosotros mismos.
Un abrazo

Rud said...

Sábado 27 mayo 2017

Mi muy apreciado Ricardo
Siempre he evitado los chismes de cualquier clase porque toda la gente tiene derecho de desarrollar su vida como mejor le parezca, o, como haya podido puesto que todos no hemos tenido la misma suerte respecto de crianza, educación y oportunidades laborales.
En la actualidad uno de los delitos más lucrativos es la trata de personas, miles de chicas anualmente caen en las redes de impresentables, quienes les vuelven infernal su trágica existencia.
Sé que te refieres a la pérdida voluntaria del buen nombre, de la compostura aceptada por la mayoría de la sociedad; pero me duele la burla de los mismos usuarios de la supuesta señora ligera de cascos.
Deseo que pases un estupendo fin de semana
*
PD
Estimado Ricardo, ignoro qué es eso de “dar papaya”; hace mucho tiempo salí de nuestro país y no estoy al tanto del lenguaje vivo del mismo.
Un abrazo

Followers

Blog Archive