Translate

Tuesday, March 29, 2016

Si yo fuese alcalde de Aguadilla


Tengo el privilegio inmenso de estar casado con Roxana, destacada mujer oriunda de Puerto Rico, bella isla señalada por el gran Gautier como "La perla de los mares". Roxana pasó su infancia y juventud en una linda población conocida con el nombre de Aguadilla, lugar por el que Cristóbal Colón entró en su segundo viaje durante el descubrimiento de América. Doña Esther Yumet Chacón, fue su madre, a quien Nuestro Señor decidió llamar a su lado hace unos meses en junio de 2015, y la que siempre ejerció una gran influencia sobre Roxana, plena de amor y entrega humana. Roxana quiso entonces "recoger sus pasos" y visitar el panteón adonde reposa su mama y me pidió la acompañara además en un viaje a los lugares que ella siempre ha amado. Aguadilla es bella y conserva muchas bellezas naturales entre ellas unas hermosas playas adornadas con un mar de tinte azul que envidiarían las mismas famosas aguas del Mediterráneo.



Tuve entonces un sueño en el que me veía recién posesionado como Alcalde de Aguadilla teniendo en mi gabinete destacadas personas de esta, la tierra del gran compositor Rafael Hernández, involucrando en el como secretario a un señor de no tantos conocimientos como los de sus compañeros, pero el que a diferencia de los otros poseía una tradición en la sapiencia de su tierra y las costumbres.




Asistí entonces presentando mi perspectiva de lo que sería en cuatro años Aguadilla proyectándola con tiendas y lugares de reunión por todas partes al mejor estilo europeo y hoteles de grandes cadenas que estarían ubicados enfrente de sus playas. Le pregunté a cada secretario uno por uno lo que opinaban y todos, con solo una excepción, con alegres voces de adulación hacia mí, como es usual en la política, manifestaron su total adhesión al planteamiento. 



Cuando le consulté al que faltaba , quién era precisamente él no dotado de tantos pergaminos, pero sí conocedor cual más del hábitat de su tierra , me dijo algo que me dejo estupefacto " Oiga señor alcalde y porque no mejor deja al pueblo tal y como esta y más bien invita a la gente que se ha ido a que regrese a hacer lo que muchos de ellos saben cuál es la pesca, la agricultura , la buena comida, el turismo sencillo, y la excelente atención al visitante lo cual , dando incentivos para que las casas se embellezcan, dará origen a una ciudad sin tantos adelantos modernos, pero muy involucrada en el progreso del turismo y de sus gentes". 

En ese momento me desperté con una gran sonrisa que implicaba mi total aceptación al último de los planteamientos con la certeza de que ese sería quizás el camino más indicado a seguir en el bien remoto supuesto de que yo llegase a ser alcalde de Aguadilla.


Coaching de felicidad. Video # 5 " Disfrutar de las cosas hoy " 




https://www.youtube.com/watch?v=Ag8GpPlgzq8 




12 comments:

Ligia said...

Pues me parece estupendo... Abrazos

CÉU said...

hola, senor Aicaide...

interessante sonho, k un dia destes se puede tornar realidade, pke la vida da muchas vueltas.

grand abrazo.

Marcos said...

Esas bellezas naturales hay que preservarlas. Yo he conocido Benidorm cuando no era mas que un pueblo de pescadores. Ahora cumple con una necesidad social, que me alegra muchísimo deje su riqueza en mi provincia, pero es un total disparate urbano, con sus rascacielos. Y conste que soy el primero en aprovecharme haciendo escapadas bastante a menudo. A su favor, en Benidorm no hay paro.

Unknown said...

Existe la equivocada y superficial creencia, de q lo más lujoso, moderno y sofisticado es lo mejor y quizás pueda serlo en cuanto a comodidad, pero no pensamos en nuestro entorno, en lo tradicional, en su historia, en la esencia de las personas y los espacios, en el valor q tiene lo meramente sencillo; podemos disfrutar plenamente si utilizáramos nuestros sentidos con amor hacia lo q el entorno natural, simple y bello nos ofrece...

Adriana Bernal said...

Existe la equivocada y superficial creencia, de q lo más lujoso, moderno y sofisticado es lo mejor y quizás pueda serlo en cuanto a comodidad, pero no pensamos en nuestro entorno, en lo tradicional, en su historia, en la esencia de las personas y los espacios, en el valor q tiene lo meramente sencillo; podemos disfrutar plenamente si utilizáramos nuestros sentidos con amor hacia lo q el entorno natural, simple y bello nos ofrece...

Mª Ángeles Cantalapiedra said...

Preservar la belleza, es lo que nos queda; me ha encantado... Un besote

METAL said...

Viva fidel castro

CHARO said...

"Alegre el jibarito va cantando así por el camino".....Viví casi 10 años en esa bella isla de Puerto Rico, primero en Bayamón y luego en Rio Piedras, también conocí otros lugares aunque no estuve en Aguadillas, todavía tengo contactos con amigas que dejé allí.Lo que pretendias hacer en sueños no me agradaba menos mal que hubo alguien que lo dijo y yo estoy a su favor.Veo que por arriba mencionan Benidorm que es el lugar donde voy de vacaciones en estos últimos años y eso de tantos rascacielos no me gusta nada, me gustan más los pueblos costeros donde las edificaciones no suban de los tres o 4 pisos y que la naturaleza sea la protagonista.Saludos cordiales

Kasioles said...

Las ciudades, cuando conservan su tradición y su encanto natural, es cuando más atraen a los visitantes que buscan esa paz y belleza que se va perdiendo en las ciudades con grandes industrias, aglomeración de gentes y un tráfico contaminante.
El sitio que mencionas, debe ser el lugar ideal para descansar.
Felicitaciones a tu esposa por haber nacido en tan precioso y tranquilo lugar.
Cariños para compartir.
kasioles

Manuel said...

Como se trata de ficción, sabio consejo el que te has dado. Para que tocar las cosas que están bien, disfrútalas, ya que no van a durar para siempre.
Ricardo, permiteme que te diga, que he visto en esta entrada, un bonito homenaje a tu esposa Roxana, lo cual me parece muy lindo.
Un abrazo.

DEMOFILA said...

Creo que el último consejo que te dieron en tu sueño de ser Alcalde fue el mejor, las ciudades deben dejarse más o menos como están, no masificarlas con cemento, adornarlas con jardines, parques para los peques, y mantener sus tradiciones, eso es suficiente para atraer a los turistas que lo que quieren es cambiar de aires y de ambiente.
Dices en tu comentario a mi entrada que mi poesía es una preciosa elegia a la primavera, gracias por tus palabras hacía ella.
Un abrazo, feliz fin de semana.

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

¡jaja! buen sueño ese de ser alcalde.
Mejor dejar el pueblo tal como está, porque los que vivimos en las ciudades nos sentimos como bocadillos de ladrillos y encontrar un pueblo acogedor sin muchos adelantos, pero los necesarios, sin duda nos da paz.
Un gran abrazo

Followers

Blog Archive