Translate

Monday, July 18, 2016

El partido mayoritario



"Qué bueno ser mayoría que bueno ser liberal", decían los derivados del Santanderismo, mientras que sus opositores azules replicaban " Que viva el glorioso partido conservador". En otras partes, llámense demócratas o republicanos, o quizás laboristas, o social cristianos, ninguno, y mucho menos los de izquierda o derecha radicales, se pueden dar el lujo de ostentar una mayoría tan significativa como lo es la que acarrea la ambición excesiva y desbocada, acompañada de la avaricia.


  
El ambicioso obsesivo no tiene partido, pues su verdadero "dios" y color político es solamente el dinero, y con el intenta por todos los medios ganar a cualquier precio, apoyando precisamente solo a aquel que se adapte a su modelo de acaparamiento. Uno de sus acompañantes predilectos es la corrupción, uno de los males que hoy por hoy afecta inmisericordemente a la sociedad y a sus instituciones.


 

Frente a ese partido solo existe una alternativa para derrotarlo y ella está directamente relacionada con la educación y la re-unificación de la familia, en un proceso que aunque tarde muchos años, restaurará los pilares de moral, ética, y civismo tan necesitados en los tiempos actuales.

--------------------------------------

Ahora les invito a que miren mi Video Coach de Felicidad #21"Equilibrio emocional"



       el cual se puede ver entrando a

https://www.youtube.com/watch?v=QOQ0skFjMDs



10 comments:

esteban lob said...

Como siempre, excelente mini-charla, estimado Ricardo.

Por cierto que todo no debe ser solamente trabajo en la vida. Ni tanto... ni tan poco.Los minutos compartidos con la esposa y los hijos, son un gran factor para que nuestras labores en "la pega", decimos en Chile, resulten más exitosas.

Pega es en mi país, el sinónimo coloquial de la actividad que desarrollamos.

DEMOFILA said...

Vengo a agradecerte tus visitas a mis últimas entradas y tus palabras de ánimo y apoyo para con mi persona, y a decirte que por fin veo la luz del pozo oscuro que me ha tenido prisionera y tanto dolor ha causado a mi cuerpo y a mi alma.
También vengo a decirte que ya he vuelto con mis amigos blogueros, a los que tanto quiero, y que me perdones por los últimos meses de silencio por mi estado de salud y de ánimo, espero no volver a hacerlo y visitarte, como hacía antes, con todo el cariño que te tengo, he vuelto con nuevas fuerzas después del periplo por el que he pasado y que gracias a Dios estoy superando con fuerza y entereza, espero volver a ser la misma de antes y no retroceder en mi camino.
Besos, feliz semana.

Macondo said...

Veo que en todas partes cuecen habas. La corrupción se está imponiendo porque faltan esos principios que tenían nuestros abuelos, gracias a los cuales darse la mano adquiría un compromiso superior al de la firma de un contrato. Me gustaría compartir tu optimismo.

Manuel said...

Querido amigo: Te voy a ser sincero; al leer la primera parte, estaba yo un poco perdido, hasta el punto de que de inmediato miré en Wiki, el significado de "Santanderismo", y una vez comprendido, continué leyendo.
En la parte central, donde hablas de corruptos y del "dios" dinero, me dije a mi mismo, en esta ocasión, Ricardo, seguro que está hablando de España.
Pero, en el epílogo vi claro, de que "en todos lados se cuecen habas", y de que no debemos conformarnos, como ese manido dicho, dice: "que mal de muchos, consuelo de tontos", sino todo lo contrario, que debemos de actuar ya, a través de la familia, para restablecer con el tiempo los valores humanos y éticos, aunque por desgracia, esto, les va a sonar a muchos, a "chino".
Un fuerte abrazo.

CHARO said...

Estoy de acuerdo en todo lo que escribes, por aquí ya estamos hartos de tanta corrupción.Creo firmemente en la restauración de la familia cómo pilar de la sociedad algo que desgraciadamente está desapareciendo......recemos porque todo vuelva a su cauce y desaparezca todo tipo de corrupción.Saludos cordiales

Josefa said...

Hola. Al igual que el comentario de mi amigo Manuel, tambien yo creí que hablabas de España.
Así es que a conformarse toca. Aunque se cumpla el refran.
Esperemos que a fuerza de cultura y retorno a valores ya pasados de moda. Volvamos a tener una politica más honesta. La esperanza es lo último que se pierde.
Un cordial saludo.

São said...

Concordo totalmente contigo, querido amigo mio.


Bem hajas, estimado Ricardo|

Ligia said...

Ultimamente la corrupción alcanza de lleno a los políticos de cualquier país, sin contar lo que vemos en las Administraciones y cualquier otro estamento social. Abrazos

MuCha said...

siempre te leo
De vos aprendo

Franziska said...

Después de unos meses de ausencia, he retomado mis actividades con los blogs. Mis cosas se han ido complicando un poco pero, a partir de ahora, supongo que entraré por los cauces normales.

Señalas el tema de la corrupción y existe porque, un porcentaje de esas sociedades son corruptas. No se entiende la política como un medio de mejeorar las condiciones de vida de los más desfavorecidos sino de encontrar los medios para que los ricos lo sean más. Con que solo un 60% de la población fueran "decente", podríamos deshacernos de esa lacra, los correríamos a gorrazos. De entrada hay que modificar leyes injustas que castigan severamente las pequeñas faltas y pasan, casi por alto, a los grandes delincuentes. No hay que olvidar que las sociedades las hacemos los hombres. Nuestra especie tiende, de un modo instintivo, a imitar: por eso es tan decisivo el mal ejemplo de los poderosos. Bueno, esto es solo mi opinión y, por supuesto, si empezarámos en la familia, todo podría empezar a cambiar.

Saludos cordiales. Franziska

Followers

Blog Archive