Translate

Wednesday, August 19, 2015

Perdió su trabajo y encontró otro

Como extraño esto en la era actual, verdad? Si y no, diría el maese Pedro, ya que en la vida en más de una ocasión resulta lo que no se espera como lo expresara José Manuel Marroquín en su célebre obra “La perrilla”, excelente exponente de la literatura latinoamericana.

Lo que voy a narrar es real y lo experimente en persona. Resulta ser que estábamos reunidos un grupo de amigos cuando al lugar llego una de las integrantes con una cara muy triste y llorando a mares pues acaba de ser despedida de su trabajo con el argumento de que estaban en reorganización y que por tanto, pese a ser una muy buena empleada y que la querían mucho, les tocaba dejarla ir.


La dama no estaba asustada, no!!. Lo que estaba era aterrada, pues le asaltaba una de las más grandes incertidumbres que agobian al ser humano cual es la de la inseguridad económica y estaba literalmente muerta de miedo pues no sabía cómo iba a atender las necesidades de su casa y sobre todo las de sus hijos. Era sin embargo una persona de Fe y de profundas convicciones espirituales. Terminada su historia, al final del encuentro, una de las asistentes la miro sonriendo y le dijo “no te preocupes, que precisamente en este momento tengo algo para ti”.

Dios aprieta pero no “estripa”, dice el antiguo refrán, y por ello podemos estar seguros que, cuando una puerta se cierra El nos abrirá otra, solo bajo una muy sencilla condición cual es la de no desesperarnos y tener Fe, aceptando que todo en la vida sucede por un motivo y que por tanto el Orden Divino en cualquier ocasión tendrá algo para nosotros, siempre y cuando creamos en El y sobretodo le creamos a Él.


11 comments:

CHARO said...

Pues cuanta suerte tuvo, yo personalmente no tuve esa suerte ya que después de 21 años y medio trabajando en el negocio familar (Una de las bodegas centenarias de La Rioja y además muy próspera y con bastante fama)me despidieron con 56 años pues debido a un problema de salud estaba de baja laboral y no me lo aceptaron........claro que a esa edad ya es dificil encontrar trabajo. Aunque los primeros meses lo pasé muy mal la verdad es que lo gané en salud y tuve el apoyo incondicional de mi marido, mis hijas y mis yernos.Estuve unos años pagando por mi cuenta la Seguridad social hasta que me jubilé claro que lo que gané en salud me perjudicó económicamente y mi pensión de jubilación ha sido bastante más baja pero no todo es dinero en la vida y con lo que gano me resulta suficiente para vivir. Estoy muy bien y es precisamente en esto en lo que siento la ayuda de Dios que no tuve de mi propia familia aunque esto no me ha impedido que rece por todos ellos.Saludos cordiales

Marcos said...

Cuan lejos nuestra fé de la de aquellos mártires de Coliseo. Solo hemos de serenarnos y mirar a nuestro alrededor para ver la mano de Dios y sus milagros de cada dia . Convencerte que tenemos un padre todopoderoso, nos tendría que dar una paz tremenda.

CÉU said...

Buenos dias, Ricardo!

De facto, assim es. Dios cuida, sempre, de sus hijos.
Esta dama ficou desempregada, momentaneamente, pero, momentaneamente, tanbién, alguén lhe ofereceu outro emprego.

Amei la imagem y las palabras k lo gatito diz.

Resto de boa semana.

Abrazos.

esteban lob said...

Bien dicen, estimado Ricardo, que "hay de todo en la viña del Señor".

Rafael Humberto Lizarazo said...

Leerte es muy gratificante, he recuperado la fe y la esperanza que parecían perdidas.

Un abrazo.

AMBAR said...

Paso a desearte un buen fin de semana mientras disfruto de tus profundas y bellas letras, un buen ejemplo y resultado, pero muchas veces las cosas no se resuelven tan rápido y se sufre por un buen tiempo, antes de encontrar la paz interior, con solución apropiada.
Gracias por tenerme en tu recuerdo.
Un abrazo.
Ambar

MAR said...

Hay cambios que en el momento parecen una pesadilla, un acabo de mundo, un derrumbe...pero de ahí en plena oscuridad sale estallando una luz que todo lo ilumina y nos dice a veces las cosas son para mejor.
Un abrazo enorme y un lindo día a día.
mar

Boris Estebitan said...

Un texto de fe para los que han pasado cosas similares.

Franziska said...

Es bonita la anecdota que cuentas pero los problemas que creamos los hombres, debemos encararnos con ellos los hombres.

De ese paro tiene mucha culpa la robótica: muchos de los trabajos realizados por los hombres, lo hacen ahora las máquinas y este fenómeno es imparable. Hay que buscar nuevos nichos de trabajo o todo terminará por venirse abajo. Los gobiernos no lo ignoran. Con lo que se invierte en armamento en todos los paises del plneta, se acabaría el hambre en el mundo pero claro, se irían al paro los pobres e inocentes fabricantes de armamento...

Un abrazo. Franziska

Magdeli Valdés said...

Pues si la fe inquebrantable lo produce todo
Lo entrega en suma esperanza y en amor
Lo valedero...lo profundo.
Gracias

David C. said...

Fe, esperanza y a seguir adelante.
Saludos
David

Followers

Blog Archive