Translate

Saturday, November 01, 2014

Para qué gastar energía con el odio?

El odio es quizás uno de los venenos más efectivos y poderosos que existen para acabar con las personas solo que quienes lo experimentan a quien más daño les hace es hacia ellos mismos puesto que se carga con ese lastre a las espaldas sin poderlo quitar de encima y la verdad es que este pesa mucho más de lo que se imagina.

Como dice el principio físico “La energía no se crea ni se destruye, simplemente se transforma”, lo cual lleva al corolario de que, si esta se posee, para que malgastarla en algo tan primitivo como el odio. La rabia, y la ira existen y es normal sentirlas. El transformarlas sin embargo en emociones nocivas de odio, resentimiento, o venganza, no vale la pena, a menos que al individuo le guste vivir continuamente con el sufrimiento que tal hiel encarna.

El perdón es la palabra mágica para solucionar este problema, el cual empieza con no desearle mal, ni odiar, a quien nos ha hecho daño, así este sea real o imaginario, proceso que arranca incluso con perdonarnos a nosotros mismos por lo que está pasando en nuestro interior, para posteriormente proceder a pedir mental o verbalmente por el bien del otro. Esto generará una gran sanación y alivio interiores los cuales son para uno como un talismán de paz, sin que ello implique para nada que, si la ofensa trae consigo otras consecuencias derivadas, por ejemplo de tipo legal, económico o más, el proceso sea detenido, puesto que a la justicia divina y humana hay que darle todo el espacio para que actué en los distintos aspectos y escenarios de la vida.


12 comments:

Marina Fligueira said...

¡De acuerdo totalmente! Me quedo con el perdón.
Un cordial saludo.

esteban lob said...

Suscribo todo Ricardo, particularmente en un mundo cada vez más lleno de odio.

Lola said...

Verdad dices amigo, el odio solo hace daño a quien lo padece y no a quien odiamos, pero cuando hacen daño a los que quieres es difícil perdonar por el daño que ocasionan, y yo que siempre fui moderada en todos mis sentimientos últimamente como que siento ese dolor del odio, aunque al leerte he pensado en toda la razón que tienes, y quizás esa persona que hace daño, no merezca ni que la recuerde. Me ha gustado leerte, y no sabes lo que me has ayudado. Un abrazo enorme de sábado.

Luis said...

Hola Ricardo:
Sabias palabras las tuyas.
El odio es el veneno que nos hace ser peor que animales salvajes.
Muy acertada tu reflexión con el odio y el perdón.
Saludos

CHARO said...

Un mal "compañero" para el camino es el odio porque nos puede acarrear demasiados problemas y angustias......es bueno que nos lo hayas recordado.Saludos cordiales

Kasioles said...

Tus entradas siempre están bien pensadas y ayudan a que nos detengamos a pensar en ellas.
Si eliminásemos odios y rencores, lo más seguro es que el mundo sería una balsa de aceite y habría mucha más unión.
Cariños y buena semana.
Kasioles

São said...

sabes, meu querido Ricardo, que nunca consegui odiar ninguém ? E, infelizmente, criaturas existem a quem poderia odiar...

Grande e fraterno abraço, amigo mio !

Yudith said...

Un placer leerte Ricardo! El perdonar o no, son decisiones del ser humano,aun para los que ya conocen a nuestro amado Jesús, se les hace dificil lamentablemente. Dios es Dios de amor y perdonador. Saludos!

Marinela said...

Es difícil lo que planteas, el perdón no se da fácilmente si la ofensa o el daño ha sido profundo.

Pero procurar el olvido para ciertas cosas es intentar perdonar aunque no se consiga. A veces es todo lo que se puede hacer.

Un saludo

Marinela

Marcos said...

El problema es que el odio mayoritariamente nace de la envidia, y ésta es muy común en los ineptos.

Mónica said...

Muchissssiiiiima suerte!!!!!

Palabras acertadas y compartidas.
bsss

MAR said...

El odio y el rencor es lo peor, enferma y hace dolor el corazón.
Mi abrazo para ti.
mar

Followers

Blog Archive