Translate

Saturday, May 24, 2014

Vaya!!! Que aguacero…

Aguaceros los hay por doquier, incluso con bautizo propio. En mi época de niño y adolescente, era muy común hablar del aguacero de las dos de la tarde , viviendo en la “querendona, trasnochadora, y morena”, como definía a mi bella ciudad natal, Pereira, el gran maestro musical Luis Carlos González Mejía, autor de muchas y magnificas composiciones en las que se destaca universalmente “La ruana”, la cual es el precisamente el “abrigo del macho, macho”;. Todo el mundo estaba entonces “preparado y listo”, de manera similar a como, cuando en los partidos de futbol, así lo anunciaba el “colorado”, Carlos Arturo Rueda Convers.

En esta ocasión quisiera hablar de los aguaceros emocionales que a veces se nos presentan, programados, o no, los cuales nos bambolean, cual chubasco común y corriente. Estos son sorpresivos y otras veces anunciados, los que fueren como fuesen nos afectan en mayor o menor grado de intensidad.

Un verdadero logro consiste en terminar el día en paz, a pesar de las tormentas, y para este propósito se hace más que conveniente el mantener en todos los momentos y situaciones la cordura, la serenidad, y la calma, evitando de esta manera cualquier estrago indeseable que en nuestros sentimientos pueda llegar a ocurrir.

7 comments:

São said...

Meu querido Ricardo, é como dizes. sempre aparecem uns aguaceiros em alguns dias das nossas vidas e , por vezes , até tempestade muito fortes.

Importa é que, com a ajuda de Deus, consigamos transpô-las e chegar a porto sereno.

Num abraço amigo , te desejo excelente fim de semana e que a votação na Colômbia corra bem e em consciência!

amparo puig said...

mantener la serenidad y la calma, sonreir aunque las cosas no acaben de marchar bien, evitar ver problemas donde no los hay, es un buen ejercicio para irse a la cama en paz, en la seguridad de que hemos intentado obrar bien -o al menos no obrar mal-, en las situaciones que el día nos ha deparado. Un sabio consejo.

CHARO said...

Ya lo creo que la vida nos prepara aguaceros tan imprevistos que nos pillan sin «paraguas» y claro nos cae todo el «chaparrón» encima con un «agua» tan fría que cala hasta los «huesos»......se necesita mucha fuerza y calma para sobrellevar.Saludos

Ligia said...

Siempre tienes buenos consejos y acertadas reflexiones. Abrazos

Mucha de la Torre said...

Ricardo querido
me encantan todas tue esntradas

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Mi querido Ricardo,no se extrañe si no me ves. Ayer posteé mi última entrada, me tomo un largo descanso, no sé cuándo volveré.
Un gran abrazo.
Sor.Cecilia

Lola said...

Hola Ricardo, no importa la lluvia si viene acompañada de buenos consejos y hermosa reflexión, que últimamente andamos un poco cortos en todo. Me alegra haber pasado a verte después de una larga temporada sin hacerlo. Un abrazo.

Followers

Blog Archive