Translate

Sunday, June 10, 2018

Hagamos las paces

Hoy en día de paz se habla por todos lados. Que los procesos de paz; que de la implementación de la paz; de La Paz, Bolivia; que esta mujer u hombre no me dejan en paz; que mi jefe no me da nada de paz. Y en fin, hasta de los” pas, pas, pas “, que hablan quienes creen que la solución a los conflictos reside mejor en los enfrentamientos entre grupos armados y la institucionalidad.



De mi parte he aprendido que esa paz que muchos buscan no esta tan lejos, puesto que reside en el interior de cada cual. Es aquella que nace del perdón realizado y sentido pocas horas o quizás tan solo momentos después de que alguien nos ofende lo cual, aunque parezca paradójico, a quien mas beneficia es a aquel que se sacude la ira y el resentimiento y se rehúsa a vivir con ellos.




 
Es pues la paz fuera de todo entendimiento de la que hablaba nuestro gran Señor de Nazareth, que nos insta a estar tranquilos, pase lo que pase en nuestras relaciones con los demás, y la que nos permite alcanzar altos y positivos estados de calma, de  la anhelada serenidad,  y de la siempre bienvenida alegría de vivir y convivir.

13 comments:

RECOMENZAR said...

Hola Ricardo tanto iempo.
La paz la armonía de adentro
de un adentro sin roncas compromisos o rabias.
No siempre es fácil...
Pero se puede
Feliz que estés bien
abrazos

CÉU said...

hola, querido amigo Ricardo!

Tienes razão. Todo o mondo habla de paz, pero pocos la fazem, la praticam. Creo se cada un de nos fizermos nuestra paz, el mondo sera un paraiso.

estas muy bién na foto, lendo tu livro. Es tu, yo lo creo.

Abrazo.

Aviso: a partir de 13 deste mês, estarei OFF da net para repousar mis manos.

CHARO said...

Se tiene que sentir mucha paz leyendo un buen libro sentada en un barco navegando por el mar.Saludos cordiales

Rafa Hernández said...

Ahora todo se resuelve efectivamente invocando a la paz, cuando a la mayoría de la gente, lo que nos falta es saber comprender y entender a los demás. Lo primero que nos cuesta a todos, es pedir perdón, y reconocer donde nos equivocamos, pero no de entrada pedir paz, cuando en muchas ocasiones, el desorden y el desaguisado lo hemos liado nosotros.

Fuerte abrazo Ricardo.

Ligia said...

Un paseo en barco invita a hacer las paces con todos y consigo mismo. Abrazos

Jose Ramon Santana Vazquez said...

cuanta razon tienes Ricardo en esta reflexion sobre la paz que esta en nosotros y es la templanza y serenidad de doblegar la ira un componente muy habitual entre las personas que carecen de paciencia algo que quien no lo conoce es por educacion o porque nunca llegara a conocer ,ha sido un placer visitarte, recibe un fuerte abrazo . jr.

Marina Fligueira said...

Bueno, yo como Charo quiera esa paz que veo enfrente, o sea la que parece tener el señor que lee un libro paseando en un yate de lujo con la calma del mar ondeando dulcemente, esa calma que quiero para me alma, solo verlo... Ya la siento. Ay que ver lo que relaja un mar en calma.

Bendita sea la paz, esa que no todo el mundo puede alcanzar, puesto que en la vida siempre aparece algo que la perturbe. Aunque dos no se pelean si uno no quiere.

Un estupendo texto como todos los que cuelgas, gracias por compartir tus importantes letras.
Te dejo un beso y mi gratitud.

Se muy, muy feliz.

Mi nombre es Mucha said...

Genial entrada y tan cierta
cuando no se devuelve
la piedra todo es
mejor en la vida...
se te ve muy bien gozando tus momentos

Kasioles said...

Siempre, en el perdón, encontraremos esa paz del alma tan deseada.
Lo has explicado fenomenal, sería estupendo que leyesen tu post muchas personas, les ayudaría a madurar, a recapacitar y a descubrir que es muy fácil llegar a liberarse de resentimientos que les impiden llegar a alcanzar esa paz tan deseada.
Cariños.
kasioles

esteban lob said...

La paz, amigo Ricardo, la invocan todos, pero no tantos hacen lo suficiente para conseguirla, ya sea en el plano personal como colectivo. Siempre es bueno levantar banderas por ella.

Manuel said...

Craso error, de todo aquél que piensa que conseguir la paz se solucionan con violencia; cuando como tu bien dices, todo empieza por uno mismo.
Me alegro que se haya solucionado lo de internet.
Un abrazo, amigo.

Rud said...

Miércoles 13 junio 2018

Muy apreciado Ricardo
Ciertamente la paz y la felicidad no debemos buscarla lejos puesto que se halla en nuestro interior. Hay que alejarnos de las susceptibilidades, no guardar resentimientos; tomar las situaciones del lado positivo.
Fuera bueno que todos vayamos por el mundo sembrando tranquilidad y ayudando a construir un planeta menos violento.
Un abrazo, con afecto.

Rafael Humberto Lizarazo said...

En nuestros corazones se halla esa tan anhelada paz, solamente hay que dejarla aflorar.

Un abrazo.

Followers

Blog Archive