Translate

Thursday, March 08, 2018

Debilidades fortalecidas

  
Uno de los más valiosos hechos que pueda ocurrir en nuestras vidas estriba en que las debilidades que tengamos las podamos convertir en nuestra mayor fuente de fortaleza, dándole la vuelta así a hechos desventajosos que irán tornándose en positivos que conducen al cambio y a la mejora.
 


Nuestra existencia es un cúmulo de experiencias, las cuales, si nos sirven como un modelo de aprendizaje, serán el punto de partida para la recuperación y un ascenso hacia lo mejor, tal y como ocurrió en la escena del Ave Fénix, o con aquellos que han surgido de las cenizas de sus propios incendios, llámense materiales, o emocionales. 





Hay personas que tocan fondo con sus problemas, pero que no aprenden de ellos, ni de las situaciones negativas que se han generado pareciendo que, cuando da la impresión de que ya están superando sus dificultades y están al otro lado, continúan escarbando, buscando más fondos de los que ya tenían, para seguir de esta manera más hundidos en sus propios lodos. Aprender, aprender, y aplicar los correctivos, seria sin duda alguna el mejor camino a seguir para la resolución de los problemas.

9 comments:

Kasioles said...

Habrá que fomentar la resiliencia.
Cariños.
kasioles

esteban lob said...

Moraleja:
Leer a Ricardo para cambiar el chip.

Abrazo.

Jose Ramon Santana Vazquez said...

hurgar en las heridas del alma no es un tema facil de superar ya que se enraizan en lo mas intrincado del ser y son uno mismo con la vida , superarlas es ya parte de quien ponga el resto para no deluirse en ellas ,hermosa reflexion amigo Ricardo que nos dejas para comapartir y tener de modelo como norma para el dia a dia , recibe un fuerte abrazo y mis cordiales saludos . jr.

Sandra Figueroa said...

Hola Ricardo.....siempre hay que seguir adelante pase lo que pase..me voy reflexionando,

RECOMENZAR said...

Aprender de lo que pasó.
Interesante
Pero la gente no aprende ya que la culpa si meten la pata no es de ellos
siempre es del otro.

Marina Fligueira said...

¡Hola Ricardo!

Nos dejas un texto formidable es una buena lección de vida; poder levantarse de una caída a veces complicada o muy ardua donde te puedes quebrar huesos y alma, te aseguro que es un portento!!! De valientes. Si bien es verdad que no debemos echar leña al fuego! Sino que debemos tratar de apagar lo que quema el alma, mas cuesta, cuesta. Pero si te doy la razón, hemos de aprender a levantarnos de cualquier caída y ver el paisaje florecido y escuchar el cantar de los pájaros. Es un deber justo debemos ser felices, puesto que Dios quiere vernos alegres no tristes.
Ha sido un placer leerte. Gracias por tan buena reflexión. Y por los versos bonitos que me dejaste, mi inmensa gratitud y estima.

Se muy, muy feliz.


Manuel said...

Totalmente de acuerdo, aunque hay que reconocer, de que hay personas que de la autocompasión hacen una forma de vida, lamentando constantemente sus desdichas, y por tanto justificando su incapacidad para luchar. Esas desgracias son la "salsa" de su triste vida.
Gracias.
Un fuerte abrazo, amigo Ricardo.

Rud said...

Viernes 16 marzo 2018
Mi querido Ricardo
Convertir nuestras debilidades en fortalezas, eso sí sería maravilloso. Me parece que quienes toquen fondo y sigan allí, son personas que necesitan ayuda urgente pues andan en arenas movedizas y sólo una mente ágil y misericordiosa podría sacarlos del pantano.
Deseo que pases un fin de semana estupendo. Un abrazo

RosaMaría said...

Sin duda que es así, yo tuve un poco de los dos, pero creo que me inclino más a lo positivo, me obligaste a hacer un pequeño balance del que salí airosa. Gracias. Abrazo

Followers

Blog Archive