Translate

Monday, May 29, 2017

El Síndrome de Procusto


Háblase del síndrome de Procusto como la incapacidad para considerar válidas las ideas de otras personas debido a el miedo a ser superado, lo cual es precisamente la envidia que desde Caín el ser humano ha tenido, todo lo cual nos lleva a evadir nuestras responsabilidades, tomar decisiones equivocadas, y a atravesársele a las ideas y proyectos de aquellos a quienes volvemos nuestros rivales, fundamentalmente por celos, e inseguridad de lo que somos. Vaga vanidad, ¿verdad?, más en fin, ciertos humanos piensan, analizan, y actúan de tal manera.


Según Muhimu, en la mitología griega, “Procusto era un posadero que tenía su negocio en las colinas de Ática. Este tenía su casa en las colinas, donde ofrecía posada al viajero solitario. Allí lo invitaba a echarse en una cama de hierro donde, mientras el viajero dormía, lo amordazaba y ataba a las cuatro esquinas de la cama. Si la víctima era alta y si su cuerpo era más largo que la cama, procedía a ocultar las partes del cuerpo que sobresalían: los pies y las manos o la cabeza. Si, por el contrario, estas eran de menor longitud que la cama, lo agarraba a martillazos hasta estirarlo. Según otras versiones, nadie coincidía jamás con el tamaño de la cama porque Procusto poseía dos, una muy larga y otra bastante corta, o bien una de longitud ajustable”.


Definitivamente tan común despropósito es similar al que muestran los resentimientos los cuales hacen daño, tanto a quien los experimenta, como a quien recibe su impacto, puesto que , tan nocivo efecto es devastador hasta más no poder. En consecuencia, mucho cuidado con aquellos jefes que quieren, por sentirse inferiores, detener el avance de sus subordinados, ya que al final, logren o no sus propósitos, serán victimas de su propia ponzoña. Casos hay muchos, y cada día aparecen mas






----------------------------------

Este es mi Video Coach " Empatía e identificación con los demás "

https://www.youtube.com/watch?v=vy9ZDfs8BMo

12 comments:

Ligia said...

Qué horror de posadero!! Un síndrome en el que pocos se identifican aunque está muy extendido, creo yo. Abrazos

MuCha said...

seria bueno pero creo que el mundo esta cada vez peor
La gente esta rara diferente

Macondo said...

Tienes razón. Hay más herederos de los deseables de los complejos de Procusto.
Un abrazo, Ricardo.

Mª Ángeles Cantalapiedra said...

Yo he sufrido un jefe así...Consecuencias:un estrés depresivo agudo. Un abrazo muy grande

São said...

Infelizmente, passei por isso...

A Lei de Retorno se encarregará de quem me prejudicou !

Querido amigo mi, fuerte abrazo

CHARO said...

No conocía a este personaje mitológico y me ha gustado mucho conocer su historia, también desconocía este síndrome y trás lo leído he llegado a la conclusión de que dos de mis jefes 8por lo menos, quizá alguno más) lo tenían.Saludos cordiales

CÉU said...

Hola, querido amigo Ricardo!

No conocia "El Síndrome de Procusto", pero la mitologia nos mestra siempre exemplos, que assentam muy bién nos humanos.

Devemos tener cuidado com nuestras atitudes/exigências, pke o k hacemos aos outros de mal, recairá sobre nós.

Grande abrazo.

NOTA: estás guapíssimo na foto.

Marina Fligueira said...

¡Hola Ricardo!!!

¡Caramba para el posadero, que tirano eh!
A lo lar de los siglos siempre hubo de todo, buena gente y bandidos, si a caso... ¡Hoy también hay! mas tratan el asunto con más sutileza, pero en fin, haberlos haylos.

Te ha visto en el vídeo, y estoy totalmente de acuerdo, para< comprender el problema de los demás, hay que ponerse en su pellejo.

Me ha encantado este texto, bueno todos los que nos dejas son interesantes, gracias.
Un abrazo y mi gratitud.

Manuela Fernández said...

Si !! he tenido algún jefecillo de esa estirpe :) Pero fíjate que el miedo es lo que está detrás de todo. El miedo es lo peor que nos puede pasar. Saludos ¡¡

Rafael Humberto Lizarazo said...

Definitivamente la envidia es muy mala consejera, nos conduce por malos caminos.

Abrazos.

MAR said...

Lo mejor siempre es ponerse el lugar del otro y actuar desde el corazón sin importar si es jefe o no!!!
TE APOYO
Muy buen post
Un abrazo grande
mar

Maragarni said...

Hola Ricardo, muy buena reflexión. El mal de la humanidad es vivir siempre comparándose con los demás, de allí la envidia, los celos, las rivalidades. Desconociendo que somos seres únicos, con capacidades, dones y talentos diferentes y valiosos...

Followers

Blog Archive