Translate

Tuesday, November 08, 2016

Déjele que se vaya y no le llame







En nuestras épocas de muchachos , cuando la novia rompía la relación con su enamorado , el primer consejo que este recibía de sus amigas y amigos más cercanos era el de no llamarla " ni por el chiras ", consejo que muy poco se seguía por parte del afectado y por tanto arrancaban los procesos de llamadas no contestadas, rechazos, indiferencia, ruegos , con llanto incluidos, hasta que finalmente la muchacha dejaba de hacerse de rogar para alcanzar el anhelado si en la pregunta " volvemos a arreglar?" lo cual, al producirse, le devolvía la vida al "tragado" parejo.


De otra parte también podría ocurrir lo contrario y esto era que el dejado insistía, e insistía, pero para su desconsuelo ello menos buenos resultados le producía, y por tanto el triste recuerdo del "terminemos" se convertía en una dolorosa experiencia y hasta en una obsesión, que volvía los momentos casi que en eternidades.




Cuando finalizaba esto? Muy simple, cuando se llegaba el sano nivel de aceptación de no querer retener lo ya ido, y en tales situaciones, cuando el personaje dejaba su acecho,  en no pocos casos la otra parte volvía con una actitud humilde e incluso inversa, la cual también a veces se traducía en suplica por parte de quien antes había cancelado el vínculo.


Ya en la vida de adultos tales juegos no tienen mayor sentido pues la madurez le da un significado distinto a la relación de pareja la cual, si se maneja con equilibrio por cada una de las dos partes, lo más probable es que dure por bastante rato, e incluso por siempre, esto si los niveles de comprensión, tolerancia, y amor, se alimentan permanentemente con un sano manejo del intercambio diario entre las dos partes.

------------------------------------------------------------

Invito a ver mi corto Video Coach "Recordar de dónde venimos" entrando a

https://www.youtube.com/watch?v=CSpSJfDKyMc&t=3s

Y si lo desea favor suscribirse a mi canal en Youtube

13 comments:

CHARO said...

La ruptura de parejas muy jóvenes es muy frecuente y aunque duelan se olvidan enseguida. La relación de una pareja madura hay que trabajarla muy bien por ambas partes para que perdure y de esta forma hacerla para siempre y yo creo en ello.Saludos cordiales

esteban lob said...

Yo también creo en ello como Charo, estimado Ricardo. Por tanto ya llevo 47 años casado, más los anteriores 5 de pololeo, como decimos en Chile.

Abrazo austral.

Rafa Hernández said...

Lo de antes era otra historia muy distinta a la de ahora. Y la de ahora valga la redundancia es mucho más triste y penosa, porque parejas que rompen después de más de cuarenta años de relaciones, es para que los castren a los dos.

Abrazo Ricardo.

Macondo said...

Los primeros desamores —todavía más que los amores— son lecciones de vida que van curtiendo al proyecto de adulto.
Un abrazo, Ricardo.

CÉU said...

Hola, mi querido amigo Ricardo!

Muy guapo, amigo! Aí, es Primavera? Estás a wonderful "boy"!

Qto a tu escrito, k entendi, perfeitamente, creo k los chicos y las moças dizem siempre isso, quero dizer, não dão o braço a torcer, pero, à mas pequena oportunidade de recomeço, elas y elas estão de coração aberto.

Tienes razon. La madurez torna los sentimentos mas fuertes, pero tiene k haver cedências de una y outra parte. Viver solo/a es terrível, creo, pero viver a dos, nem sempre es fácil. Es preciso entender o outro com sus defeitos y virtudes.

Gracias por mas una visita tua y creo k ya entendes, perfeitamente, mis poemas.

Un abrazo y un besito de mucha amistad.

Dias felices!

RECOMENZAR said...

jajaja que buen texto

Kasioles said...

En el juego amoroso, cuando los sentimientos son verdaderos, puede que haya algún malentendido por medio, pero al final lo que triunfa es el AMOR.
Si en la vida de pareja hubiese comunicación, cariño y comprensión, los matrimonios durarían una eternidad.
Cariños.
kasioles

Marina Fligueira said...

¡Hola, Ricardo!!!

¡Ay amigo como cambiaron las cosas! Antes era una cosa... Y ahora es otra muy -muy distinta, que por supuesto no voy a dar detalles. No sé en tu tierra, mas por aquí es un desmadre. ¡Sólo te diré qué, ni tanto ni tan poco!...

Un placer pasar por tu rincón, me ha encantado.
Un abrazo, mi inmensa gratitud y estima.

Se muy -muy feliz.

Franziska said...

Sí, es muy cierto todo lo que comentas. Hay personas que las dificultades es lo que aprecian, la paz les cansa y les aburre.

Saludos cordiales. Franziska

Ah, se me olvidaba tus vídeos me llegan a mi canal de You Tube. No te preocupes los oigo todos.

Mª Ángeles Cantalapiedra said...

Pongámonos en el nivel de perdedor, el aceptar es una negación. Cuestas mucho. Buena reflexión. UN beso grande y español.

Conxita Casamitjana said...

Interesante y sensata la reflexión Ricardo.
Cuesta aceptar el rechazo, pero uno a veces debe dejar ir para poder volver a construir.
Un saludo

Gizela said...

Ufffff!!! Te leo y me alegro tanto e haber pasado la adolescencia jajaja!!!
Tienes razón, esos juegos no tienen espacio entre adultos maduros
Gracia a Dios!!!! jajajaja

Besotes querido amigo

Manuel said...

En mi juventud tuve muchos casos de enamoramiento -que no es amor, propiamente dicho-; pero desde hace 41 años, dos meses y siete días, pienso, de que cada día que pasa, me alegro más de haberlas dejado ir. Y como decís los norteamericanos en vuestros perfiles: felizmente casado y con tres maravillosos hijos. ¿Que más puedo pedir?.
Un fuerte abrazo, amigo.

Followers

Blog Archive