Translate

Monday, October 10, 2016

Será resentimiento? O quizás envidia?

El resentimiento surge, en un buen número de oportunidades, cuando no se puede obtener lo que se está deseando, lo cual sale más precisamente de un alto componente de envidia, integrantes  todos ellos de perfiles muy negativos en los seres humanos. Cuando la envidia se excede, entonces surge el odio y los deseos de quitar al otro lo que el involucrado desea y entonces allí es cuando surgen también la codicia, la ambición desmedida, y hasta los deseos de hacer mal a la otra persona.







En la película “El abogado del diablo” con Al Pacino, al final este siniestro personaje, luego de volver a tentar a quien ya lo había derrotado, dice para si luego que el otro ha pisado su trampa basada en el orgullo “Vanidad, ese es precisamente mi pecado favorito.




Todos estos pecados o mejor defectos de carácter, le hacen mucho daño a quien los sufre, el cual para poderse mejorar debe hacer un proceso de evaluación de sí mismo, lo cual se considera como un inventario moral, que le permita ver lo que es necesario  que cambie y de allí, con la ayuda de un Poder Superior, dar los  pasos para lograrlo.



Ahora los Invito a que vean mi  Video Coach #33 "La dignidad"

https://m.youtube.com/watch?v=79c3sug6QZ4

16 comments:

CÉU said...

Hola, querido amigo Ricardo!

Texto muy sensato y reflexivo.
Creo k tiene de haver un entendimento entre nós e los outros. Esta es la chave do sucesso da Humanidade.

Abracitos com carino.

esteban lob said...

La evaluación a nosotros mismos, Ricardo, debería ser una constante... antes que la hagan los otros.

Abrazo austral.

Macondo said...

Son lastres que nos impiden elevarnos con normalidad.
Un fuerte abrazo, Ricardo.

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Hola Ricardo, ya he regresado de mi larga ausencia por mi delicada salud.
Le doy toda la razón, la cura para ello es tener una buena autoestima.
Le dejo un gran abrazo
Sor. Cecilia

CHARO said...

Estoy de acuerdo contigo en lo que es o debe de ser la dignidad.En cuanto al resentimiento pienso que hay otros tipos del mismo sin que medie para nada la envidia.
Me hicieron mucho daño ciertas personas hasta el extremo de caer enferma y tardar bastante tiempo en recuperarme y la verdad que nunca he podido evitar sentir cierto resentimiento contra dichas personas (que jamás me pidieron perdón) que mi condición de cristiana me obliga a perdonarles y por supuesto no les deseo mal alguno.Saludos cordiales

RosaMaría said...

Hola amigo, muy cierto y apropiado texto. Derivé a you tube y me suscribí... "para escucharte mejor" soy quirmulo... Cariños

Marcos said...

La soberbia muere una hora despues de la muerte de la persona segun dicen. El Envidioso nunca será feliz.

Marina Fligueira said...

Ricardo, las personas envidiosas creo que no son felices, son personas amargadas.
Totalmente de acuerdo con lo que expones en el texto.
Ha sido un placer como siempre.
Un abrazo y mi gratitud y estima.
Se muy feliz

Ángeles said...

La persona envidiosa no solo no es feliz, sino que puede hacer muy infeliz a la persona que envidia. Hay envidias que matan, no lo sabía hasta que lo viví muy cerca de mi. Pero creo Ricardo que el envidioso es incapaz de cambiar, sabe lo que hace y lo hace porque desea el mal para la otra persona, así es la envidia.

Un saludo.
Ángeles

MAR said...

Con respecto a mi post, si empatizo y si me importa, pero cada uno hace lo que puede no siempre lo que debe, eso quería contarte para que no creas que ando por la vida de insensible.

Con respecto a la envidia, me pasa que la relaciono con la injusticia, como alguien que no tiene que comer, ni un pan, no va a envidiar al que si?, cómo alguien que tiene a un ser querido enfermo y no tiene con que pagar para su salud y otros tienen dinero a manos llenas y sanos. Todo lo asocio en general con las injusticias de la vida.
A mi particularmente me da envidia lo emocional, cuando mi papá murió hace muchossssssssssss años tenía 53 y yo 21 recién cumplidos y envidiaba a todos los que tenían a sus papas vivos.
Ahora que ya casi tengo la edad en que él murió no me pasa tanto, pero sigo envidiando a los que tuvieron a sus papas vivos todos estos años.
Disculpa el desahogo.
Cariños para ti y un lindo vivir, porque eres un sol y mereces lo mejorrrrrrrrrrrrrrrrrr
mar

mcfpalomo said...

Muy cierto. Las personas envidiosas, acaban odiando a quien envidian, sin tener ningun motivo. Siempre castigados por su condicion, que les priva de la felicidad.

Un abrazo, Ricardo

RECOMENZAR said...

Tanto tiempo Estas perdido por mi blog
cosa rara en vos
espero que estes feliz y te vaya bien con todo lo que haces en la vida

Franziska said...

Menuda cadena de pecados encadenados enlazados unos a otros...demasiado para que todos estén dentro de uns sola persona y lo más complicado es que ésta sea consciente de que los sufre. En mi opinión, creo que estamos ciegos con nosotros mismos porque si pudiéramos vernos de un modo realista, no caeríamos en ningún tipo de maldad.

Bueno, es solo mi opinión y yo desde luego respeto mucho todo lo que tú comentas porque sé que tus afirmaciones están basadas en la honestidad y en la confianza de que crees firmemente en lo que afirmas. Creo que lo entenderás y no pensarás que yo me dedico a criticar tus palabras, no, no es esa mi intención.

Saludos cordiales.

Mercedes Cardona said...

MERCE CARDONA. Dice, por naturaleza no siento envidia, pero si deseos de que no hayan tantas injusticias en este mundo tan loco que nos ha tocado vivir, gobiernos corruptos, sabotajes, delincuencia, drogas por doquier, riquezas mal repartidas, en fin..... Besossssssssssssssss

Conxita Casamitjana said...

Triste porque esa envidia acaba perjudicando más a aquellos que la sufren, pudiéndose apropiar de sus vidas.
Ser honesto y aceptarse uno mismo.
Saludos

Kasioles said...

Yo siempre he entendido el resentimiento como un pesar que permanece en el corazón por algo que alguien, a quien aprecias, te ha hecho mal o te ha ocasionado algún daño.
Notas que te duele y te resientes de esa mala acción que te han hecho o que también tú, con intención o sin ella, hayas podido ocasionar a otra persona y luego tengamos que arrepentirnos.
De todas formas, reflexionaré sobre lo que dices en tu entrada.
Cariños.
kasioles

Followers

Blog Archive