Translate

Tuesday, February 02, 2016

Primero cae un mentiroso que un....

Si, esa es la sentencia que la vida enseña pues , casi que en la mayoría de los casos, quién miente y engaña, temprano o tarde, olvidará el origen y las consecuencias de su equivocado proceder y entonces estará atrapado en las propias redes de su telaraña de negación.

El castigo para el mentiroso es el no ser creído, aun cuando diga la verdad, puesto que este pierde algo demasiado importante cual es la credibilidad, y a quien esto le acontece el poder recuperar el tiempo y las relaciones y oportunidades perdidas será una tarea larga y difícil.



El pastorcito mentiroso, aquel que anunciaba la presencia del lobo sin que este llegara, en su intento final y debido a su mentira no logro ser creído y por tanto el voraz animal devoró a sus víctimas.


Por lo anterior y para no caer en el círculo demoledor de soledad que la mentira conlleva, solo queda un solo camino a seguir y este siempre será el de la verdad y el correcto proceder en los diversos aspectos y circunstancias de nuestra vida.


16 comments:

CÉU said...

Hola, mi querido amigo!

La verdad es muito importante. O mondo seria bem mejor se todos hablassemos la verdade.

Un grande abrazo.

Rafa Hernández said...

Suele ocurrir que quién miente con frecuencia, o es un mentiroso compulsivo, cuando dice una verdad, una verdad que quizá puede ser relevante, nadie le cree.

Saludos.

Marcos said...

Tenemos el cercano ejemplo de nuestros políticos que un dia dicen negro, y al otro blanco sin inmutarse. Y la gente no se dá cuenta...

esteban lob said...

Muy claro Ricardo. Los mentirosos crónicos muchas veces terminan por creerse ellos mismos sus versiones falsas.

MuCha said...

hay gente que esconde y dice que eso no es mentir por lo tanto esta el que miente y el que esconde y dic que eso no es mentir

São said...

Detesto a mentira, mesmo a piedosa!

Querido e estimado amigo mio, te abraço e desejo-te feliz resto de semana

Rafael Humberto Lizarazo said...

Tarde o temprano la mentira sale a relucir, para mentir hay que tener buena memoria... dicen por ahí.

Un abrazo.

CHARO said...

Jamás me llevé bien con la mentira y si a ello añadimos que fuí víctima de ella ha logrado que me de hasta miedo mencionar esa palabra y no soporto a las personas que la practican.Saludos cordiales

Deray said...

Aborrezco la mentira. Prefiero una verdad dolorosa que una mentira por muy pequeña que sea

Abrazos

Mª Ángeles Cantalapiedra said...

Pues Ricardo yo soy partidaria en algunos momentos de la mentira piadosa para que esa verdad descarnada no haga más daño, un daño que te puedes ahorrar por no aportar nada si no es sufrimiento en los sentimientos de una persona.
Un besito desde España

Franziska said...

Para enfrentarse con la verdad hay que ser, a veces, muy valiente. La mentira es hija, casi siempre, de algo que no debimos hacer o decir. Culpamos a los demás, solo contamos lo que nos conviene, mentimos por no decirlo todo, por callar. En mi opinión, miente el que oculta algo que no es confesable y, además, termina por culpar a otros de sus actos. Es una actitud instalada en todas las sociedades humanas, propia de los hombres. Es verdad que no cremos al mentiroso pero antes tenemos que descubrir que nos miente. Interesante tema. Un abrazo. Franziska

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Cuando descubres que te han mentido te quedas encogido, pero suelo preguntar....¿Por qué lo has hecho? escucho y perdono, pero voy con cautela.
Gracias Ricardo
Un abrazo

Kasioles said...

Te había perdido la pista, llevo semanas publicando, después del descanso que me he tomado tras las fiestas navideñas y no he coincidido contigo hasta ahora que he ido a devolverle la visita a RECOMENZAR y te he visto allí.
Mala es la mentira y, el que es mentiroso por naturaleza, no suele tener muy buena memoria, dice tantas y tan seguidas, que se le olvidan con facilidad y es entonces cuando se siente cazado.
Yo pienso que, con la verdad, se va a todas partes.
Te deseo una feliz semana y que este año 2016 te llene de bendiciones.
Cariños.
kasioles

DEMOFILA said...

Ya lo dices en tu entrada, se coge antes a un mentiroso que a un cojo.
Nunca se debe mentir a no ser que sea una mentira piadosa, de esas que se hacen para consolar a una persona por alguna enfermdad o problema, pero no mentir por mentir o para difamar a nadie, cuando se miente y la mentira va de boca en boca, al llegar a la última persona llega tan aumentada que ya es difamatoria.
Gracias por tu visita y tu comentario, dices en él que mi entrada te ha recordado una canción colombiana que dice "no llores por amor alza la cara", eso es lo que hay que hacer, no llorar por un amor perdido, si se ha ido olvidarlo e irse sin volver la cara atrás.
Un abrazo,feliz fin de semana.

Manuel said...

Estimado Ricardo, muy interesante el tema que tocas hoy. Te cuento, que tengo un pariente que miente más que habla, nunca para hacer daño a nadie, sino que le gusta ser siempre el centro de atención en las reuniones familiares. Hasta él mismo se cree lo que cuenta, casi todo es en primera persona, y según nos dice, todo es verídico; gesticula con las manos, se ríe y su cara cambia según lo que está contando; vamos, todo un personaje. Pero, le falla la memoria, y cuando les ha oído en varias ocasiones, notas que mezcla las historias una con otras, y ahí te das cuenta de las mentiras.
Tengo mis dudas -ya que no tiene maldad-, si se trata en este caso de un mentiroso compulsivo, o es que tenemos en la familia un excelente cuentacuentos.
Un fuerte abrazo.

P.D. Te estarás preguntado ¿porque Manuel me cuenta estas historias, que no tienen nada que ver con el enfoque que yo le he dado a la mentira?. Perdóname, si no he estado a la altura pero, yo soy así, y a mis 64 años ya no hay quien me cambie. Jeje.

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Gracias <ricardo, disfrute de sus mascotas
Un abrazo

Followers

Blog Archive