Translate

Tuesday, May 12, 2015

El juego del turmequé

Luis Carlos Palacio es un muy querido compañero de nuestra facultad de Ingeniería Industrial de la Universidad Tecnológica de Pereira de la cual me honro en haberme graduado en 1970, época en la cual la carrera hacia sus primeros pinitos en Colombia. El, junto con Pachito Jiménez, conocieron la afición de mi padre Carlos Tribín Biester por el juego del Turmequé, más comúnmente conocido como el del tejo, el cual sentó sus pilares en la provincia cundí-boyacense, en donde se ha practicado por mucho tiempo.

Las "agrias", esto es las cervezas ingeridas, más el entusiasmo gestado al hacer una "moñona", "embocinada", o el “reventar una mecha o papeleta”, le dan a tal juego un colorido de alegría impresionante. Mi viejo, divirtiéndose cual más, repetía con frecuencia un pequeño verso que él había compuesto y que a la letra decía " Y tú con el tejo dabas y yo con el tejo di", usando su "calambour" santafereño que con tanta gracia y frecuencia utilizaba, heredado de sus orígenes bogotanos y facatativeños.

Al recordar a mis queridos compañeros de la UTP y a mi padre, no puedo dejar de traer a la memoria a su gran amigo, Don Fernando Bedoya, con quien iba religiosamente los sábados a practicar el tejo y quien junto con Carlitos, dieron origen al nombre de una famosa cancha que sus amigos decidieron en su honor bautizarla en ese entonces, por los años sesenta, como la de "Los abuelos"

12 comments:

esteban lob said...

En Chile, apreciado Ricardo, existe un dicho cuando alguien se pasa de revoluciones:
Estuvo con el tejo pasado.

CHARO said...

Desconozco este juego pero he notado mucha nostalgia en esos recuerdos de tu padre jugando.......es bonito recordar.Saludos cordiales

Marina Fligueira said...

¡Hola Ricardo!!!

Bueno, pues yo como Charo, tampoco conozco el juego: pero intuyo por tus letras que debía ser divertido y dejo en ti un bonito recuerdo, como seguramente muchas otras cosas que asoman a la mente sobre nuestros padres.
Gracias por compartir este relato con nosotros. Y gracias por tu amistad y por lo del libro. Lo bajaré y te comentaré alguna cosa.
Te dejo un beso y mi estima.
Se muy feliz.

MAR said...

De mi padre también tengo los mejores recuerdos, aunque murió tan jovén a los 53, y me gusta saber que la gente se acuerde con cariño de él.
Buen post.
Un abrazo grande y una linda semana con mucho cariño para ti.
mar

Rafael Humberto Lizarazo said...

En mi época de empleado en Acerías Paz del Río, era sagrada la mano al tejo los viernes por la noche, y el sábado el infaltable refajo para el guayabo.

Un abrazo.

amparo puig said...

No hay nada mejor que perderse en los buenos recuerdos, esos que son para siempre.

CÉU said...

Hola, querido amigo Ricardo!

No conheço, nem nunca ouvi hablar desse juego, pero senti ao ler tuas palavras, mucha emoção e recordação.

Recordar é viver!

Abrazo.

Kasioles said...

Nunca había oído hablar de ese juego, no sé si será un juego de cartas, de todas formas, no soy aficionada a ellas y entiendo poco o nada.
Pero me ha llegado hondo tus recuerdos, la forma en que has recordado la figura de tu padre y sus amigos.
Por aquí se dice: De tal palo, tal astilla.
Ahora te tenemos a ti.
Cariños y buena semana.
kasioles

Boris Estebitan said...

Genial conocer sobre ese juego colombiano, saludos, lindo post nostálgico.

Mucha de la Torre said...

sos unico
feliz de tu mujer que tiene un hombre integro como sos vos

Rud said...

Estimado Ricardo
Ha sido un hermoso homenaje a tu padre, qué bonito.
He escuchado acerca de ese juego pero nunca he sabido en qué consiste.
Deseo que pases un maravilloso fin de semana, un gran abrazo

Mercedes Cardona said...

MERCE CARDONA. Dice, un buen recuerdo para tu padre, no conozco este juego, no se ni como se hace, en cada país hay cosas diferente.

Agradezco tu paso por mi casa. besossssssssssssssss

Followers

Blog Archive