Translate

Wednesday, March 11, 2015

Papi, papi, juguemos

Resulta ser que había una vez un niño que, como ninguno, amaba a su padre. En sus fantasías este era el súper héroe, aquel que todo lo resolvía y por ello que de tal cariño le surgió la necesidad de tenerlo cada vez más cerca. Su padre lo quería a su manera pero poco tiempo dedicaba a este, pues siempre estaba demasiado ocupado.

Papa, ven. Tengo esta tarea de matemáticas que no sé cómo resolver. Me podrías por favor ayudar? No, hijo, ahora no tengo tiempo pues estoy preparando esta carta para la oficina. Pero papa, son las siete de la noche y ya deberías haber dejado tus quehaceres de trabajo; pues no es así, hijito. Ando bien ocupado en verdad; pídele ayuda a tu mama o a tu hermano mayor.

En el fin de semana le comentaba a su padre: papi, por favor ayúdame a armar este rompecabezas. No, no puedo hijo pues ahora mismo estoy haciendo algo que me demanda toda mi atención. Pero, papa…No insistas hijo, pues definitivamente no puedo y así ad infinitum puesto que nunca estaba disponible para el muchacho.


El niño le pregunto un día a su padre. Papi, cuéntame una cosa. Cuanto ganas por hora en tu trabajo? Y la pregunta, le dijo el papa?. Solo por saber, le contestó su hijo. Pues mira, un promedio de veinte dólares. Gracias papi, y siguió jugando. En la semana siguiente el niño se dedicó a repartir periódicos en la madrugada sin contarle a nadie y sin que en su familia se percataran de ello. Esto lo realizó hasta el momento en que ajustó un total de veinte dólares. Cuando los tuvo consigo fue adonde su padre y le dijo, ven papi, quiero comprarte una hora de tu tiempo para que por favor me la dediques a mí.


Creo que esta historia bien puede aplicarse a muchos papas que, por estar ocupados en exceso con su trabajo, con sus amigos, en los deportes, poco tiempo dedican a sus hijos, siendo ellos , no solo los que más lo necesitan, sino una de las verdaderas razones de ser de uno mismo.

16 comments:

CHARO said...

Que historia tan bonita y a la vez real. No hay tiempo mejor empleado que el que se dedica a los hijos. Te doy las gracias por tus visitas y comentarios.Saludos

Maria De Los Ángeles said...

Encuentro muy triste tu historia, pero eso ocurre con mucha frecuencia en todas partes del mundo.
Un saludo

São said...

Gostei muito de reler esta estória comovente e linda, meu amigo.

Abrazos, estimado Ricardo

esteban lob said...

Es una historia, estimado Ricardo, llena de sabiduría y humanidad. Esos padres no agradecen la mayor alegría que nos otorga la vida, que es poder ser progenitores y luego abuelos, lo que nos permite prolongar nuestro cariño en un marco de satisfacción insuperable.

Abrazo austral.

Kasioles said...

Preciosa entrada, de las mejores.
Muchos padres tendrían que acercarse a tu blog para que se dieran cuenta del error que están cometiendo.
Cariños y buena semana.
kasioles

Marcos said...

He conocido varios casos así, de "triunfadores", según ellos, que consiguen una gran mansión con una preciosa piscina, que disfruta su cuñado.

Mercedes Cardona said...

MERCE CARDONA. Dice, una historia real,hay padres que nunca tienen tiempo, solo desean llegar a casa, descansar y que nadie les moleste, ya hay la mama que llega a todo,¡Claro que hay excepciones!. Agradezco tu paso por mi casa,

Besossss

Mercedes Cardona said...

MERCE CARDONA. Dice, una historia real,hay padres que nunca tienen tiempo, solo desean llegar a casa, descansar y que nadie les moleste, ya hay la mama que llega a todo,¡Claro que hay excepciones!. Agradezco tu paso por mi casa,

Besossss

Ligia said...

Muy buena la historia que perfectamente puede ser real. Abrazos

Marina Fligueira said...

Hola Ricardo:

La verdad es que los padres que trabajan, no les queda mucho tiempo para jugar con sus hijos pequeños, es bastante triste pero es la verdad; y ese papel hoy día les toca a los abuelos, que jugamos con ellos como si fuéramos niños y ellos lo pasan bomba.
Antes se podían dejar en la calle jugando con otros niños, no había el peligro que hay existe.

Por esa razón deben estar acompañados de sus abuelos cuando sus padres trabajan.
Un abrazo y feliz fin de semana.

Lola said...

Los padres trabajan mucho para darles a sus hijos lo mejor, pero no les dan su tiempo, no juegan con ellos, no salen al parque a disfrutar de un día de descanso porque nunca lo tienen.
Mi marido ha sido un hombre así, cuando yo cuento cosas de mis hijos a los amigos él me dice… no ha sido para tanto, conmigo no hicieron esas cosas, entonces respondo… ¿y tú que sabes si llegabas y ya estaban acostados?
Así son las cosas, se les da todo a los hijos, pero no la presencia de la principal persona de la casa. Gracias por esta entrada tan bella. Un abrazo.

amparo puig said...

Qué historia más fuerte y más real. Ni juguetes ni consolas ni caprichos. Ellos sólo quieren nuestro tiempo, que al fin y al cabo es lo mejor que tenemos y podemos darles.

CÉU said...

El nino deu una preciosa lição ao seu padre. Como es possível não dar toda la atencion a un nino, a un hijo...!

Hermosíssima reflexão e chamada de ateção!

Abrazo.

Mª Jesús Verdú Sacases said...

Sí, nuestros niños nos necesitan, los niños son el milagro del mundo

Franziska said...

¡Pobre niño! ¡Qué pena! Pero es verdad que sin llegar a una situación tan exagerada, los padres, a veces, estamos tan enfrascados en nuestras obligaciones que no disponemos de tiempo para los niños y ese es uno de los mayores errores de nuestra vida porque es en la niñez la etapa en que nuestros hijos necesitan de nuestra compañía y después, se arreglarán bastante bien sin ella.

Un abrazo. Franziska

Mariaelena said...

Gracias a la vida este caso no fue el mío, compartí tiempos horas y vacaciones con mis amados padres, quien a lo mejor nos pagaron a nosotros sus hijos los mejores colegios y los gustos a los que por un buen asunto como la música, la literatura o el cine sería nuestro entretenimiento. Desde esta vida digo Jamás tendré otra forma de pagar a mis padres (ya fallecidos) como: cumplir el deber, practicar los valores que me inculcaron y respetar sus nombres por siempre Guillermo y Mercedes dos nombres imborrables

Followers

Blog Archive