Translate

Thursday, January 01, 2015

Mucho peso poca plata

El gran genio del arte gráfico, de entretenimiento y cinematográfico, Walter Disney, expresó alguna vez que “la ruta para empezar es la de parar de hablar y empezar a hacer” y mi padre manifestaba que algunas personas se sentían como el ruido del tren antiguo que repetía algo así como “mucho peso poca plata……mucho peso poca plata”, recordando que, en más de una ocasión, resulta lo que no se espera

Y es que los charlatanes muy pronto se descubren, precisamente por eso, aunque algunos resultan tan hábiles que su manipulación puede durar un rato más de lo esperado. De ahí que se acostumbre a decir que quien mucho habla también mucho yerra.

Carlos Enrique Hoyos Salazar solía afirmar que “el silencio era más elocuente que la palabra”, lo cual contenía sabios contenidos de prudencia y humildad. Por ello, al mejor estilo de Lidita Jaramillo, hay que repetir con claridad “es mejor callar que locamente hablar.


10 comments:

CHARO said...

" Santo silencio profeso.
Amigos no quiero hablar,
pues sepan que por callar
a nadie se hizo proceso,
ya es hora de tener seso,
bailen los otros al son ¡Chitón!" Este poema de Quevedo lo dice todo y te lo escribo contestando a tu interesante y muy acertada entrada. Saludos cordiales

amparo puig said...

Desde luego, con algunos silencios sobran totalmente las palabras. A veces hablamos de nuestros proyectos y al correr de los años nos damos cuenta de que nunca los llevamos a cabo. Sí, mejor callar de una vez y comenzar a actuar. Un abrazo.

MAR said...

FELIZ 2015 Y FELIZ VIDA AMIGO.
Mezclado de buenas conversaciones y tambièn buenos silencios.
Un abrazo.
mar

esteban lob said...

Válida recomendación para todos los tiempos y circunstancias, Ricardo.
Aquí en Chile se le acaba de pedir la renuncia a una Ministra de Estado por unas declaraciones que hizo, mientras que una famosa actriz nacional tuvo el atrevimiento de decir que le rezaba a la vírgen María para que le diera cáncer a los que "pelaban"(criticaban negativamente) a su hijo" también Ministro de Estado.Incuestionablemente en estos y en innumerables casos, más hubiera valido el silencio.

kasioles said...

Hay silencios que valen más que mil palabras.
Si fuésemos un poco más prudentes, y pensásemos un ratito lo que vamos a decir,las relaciones serían mucho más satisfactorias.
Una entrada muy válida para reflexionar sobre ella.
Cariños en el corazón.
Kasioles

Rayén said...

Querido amigo RICARDO:
Si no imaginamos un mundo distinto, nunca podremos lograrlo.
Deseo para ti que el 2015 sea un maravilloso año, lleno de nuevas metas y que la promesa de que tus sueños se hagan realidad, la veas cumplida.
Un abrazo inmenso!!!!

Marina Fligueira said...

Pues que razón tiene el tal Carlos Enrique.
Realmente es el silencio más orador de la palabra, es locuaz sin voz.
Y es que a mí también… particularmente, los charlatanes me aburren.
Ha sido un placer pasar a leerte.
Te dejo mi gratitud y mi estima.
Un beso azul en vuelo.

Mercedes Cardona said...

MERCE CARDONA Dice, agradezco tu paso por mi casa, no soy muy habladora, prefiero escuchar algo si es interesante, los que hablan sin ningún sentido, me aburren,,,,

Besossssssssss

Franziska said...

Estoy de acuerdo. Y voy a tratar de seguir el consejo. Creo que me hace mucha falta.

Que tengas el mejor año 2015. Un abrazo fraterno. Franziska

JAVIER AKERMAN said...

Querido y admirado Ricardo:
¡Que gran verdad expresas en tu escrito!
Silencio que es maestro de todo.
Un abrazo muy fuerte.

Followers

Blog Archive