Translate

Friday, December 12, 2014

Perfeccionismo o realidad?

Los únicos que no cometen faltas son aquellos que no se arriesgan ni hacen nada y están prácticamente anulados en vida. Este gran aserto recuerda nuestra condición humana de seres imperfectos, susceptibles de equivocarnos, y por lo tanto estamos expuestos a las críticas de los demás las que, como cosa rara no faltan, sobre todo cuando se nos van las extremidades o mejor dicho, metemos la pata.

Juzgar es bien fácil pues las personas en su mayoría prefieren ver la pajilla en el ojo ajeno que la viga en el propio. Por eso, si cometemos errores, lo más indicado será reconocerlos rápidamente, asumir las consecuencias derivadas de ellos, e iniciar el proceso de mejora y de enmiendas de manera inmediata.

Eso de estar juzgándonos con severidad no es sano, especialmente cuando nuestra mente nos lleva a ser fiscales, jueces, y victimarios de nosotros mismos, dejando poco margen al propio perdón el cual sicológicamente es una de las armas más poderosas para echar para adelante, estando eso si en cada caso dispuestos sinceramente a no reincidir en lo que ha generado diferentes tipos de situaciones y problemas, adoptando actitudes que conduzcan a un cambio positivo.

13 comments:

Marcos said...

Como tu dices, juzgar es tan fácil, aunque nunca debiéramos hacerlo pues casi es imposible ser realmente objetivo. Desde luego no sería juez por nada del mundo. Y si democraticamente fuera elegido para un juicio popular, haría lo necesario para no serlo.

Lola said...

Tienes razón Ricardo, a mi no me importa pedir perdón en las veces que me he confundido que han sido muchas, es larga mi vida, aun así prefiero no ser juez de nadie, no critico acciones de otros, somos humanos y equivocarse es normal, eso sí depende de la equivocación y de sus consecuencias. Yo por si acaso, ni juez, ni fiscal.
Me has hecho pensar en mis días pasados, donde el daño que me hicieron mereció la pena para esa persona, aun estoy dolida, pero algún día hasta rezare para que vea que se confundió y el daño causado fue gratuito ¡¡¡ sus razones tendría, o no!!! Un abrazo.

Marina Fligueira said...

¡Hola Ricardo!!!

Muy bueno y reflexivo este texto: Por naturaleza nos equivocamos y cometemos errores los seres humanos;y un perdón a tiempo... a veces, evita grandes catástrofes, pero claro está qué no todos sabemos pedir perdón, hay personas muy orgullosas que no dan el brazo a torcer ni por nada del mundo.
Me ha encantado leerte.
Te dejo mi gratitud y mi estima, por tu buen hacer y por tu cercanía.
Un abrazo. Felices fiestas navideñas y un muy próspero año nuevo.

AMBAR said...

Por mi parte creo que es más reconfortante, aclarar, comprender y tratar de ver varias opciones antes de juzgar.
La mayor parte de las veces nada es lo que parece, y el daño causado siempre deja su huella.
La Natividad de la llama Sagrada del Amor Divino
Llene tu alma, corazón y hogar en la tierra
En estas fechas especiales, y cada instante de tu vida.
Feliz Navidad, ahora y siempre, a Ti,
Pequeña Particular de Energía Universal del Cosmos
Te Amo, por ser hebra del hilo que teje el tapiz de la vida
Amar y ser Amado, es la misión del Alma.
Un abrazo.
Ambar

Kasioles said...

De los propios errores también se aprende, lo importante es darnos cuenta, corregirlos y seguir adelante. Sólo existe un Ser Perfecto:Dios.
Cariños y buena semana.
kasioles

Ligia Rey said...

Ricardo: Es siempre un placer leerte.
Importante, darnos cuenta, obervarnos y llegar al fondo de nosotros mismos; quien soy yo para juzgar a otro?.
Es bueno juzgar sólo para destacar virtudes, actos que debamos reconocer y ser solidarios.
Feliz Navidad!

São said...

Antes errar por fazer do que se manter sem acção-

Devo assumir , no entanto, que sou um pouco perfeccionista.

Meu querido Ricardo , te envio um apertado abraço te desejando alegres festividades junto aos teus.

RECOMENZAR said...

tu cara es la cara de un hombre feliz con vos y la vida

Luis said...

Hola Ricardo:
Metemos la "pata" continuamente y como seres bastante imperfectos la seguiremos metiendo y por supuesto no tendríamos que juzgar a nadie por sus actos, de la misma forma que no nos gusta la crítica ajena.
La edad nos da una cierta experiencia y mejora nuestra adaptabilidad a las circunstancias actuales pero seguiremos con nuestras imperfecciones y defectos.
Recibe un cordial saludo,

Franziska said...

Es evidente que la perfección no existe y que por más que nos esmeremos siempre podemos equivocarnos. Pensar que somos infalibles, no es correcto. esa es la verdad.

Saludos cordiales y felices fiestas de Navidad y Año Nuevo. Franziska

Mª Jesús Verdú Sacases said...

Felicidades por todas tus publicaciones, Ricardo.

Como siempre, tienes razón en tus palabras no debemos ser demasiado duros con nosotros mismos en nuestros juicios ni tampoco juzgando de este modo a los demás. Y sí, en la vida toda actuación, conlleva cierto riesgo, pero si éste no se corre, no se vive. Y, si nos equivocamos, podremos rectificar (como tú dices en tu post ser conscientes del error cometido para enmerdarlo) y tomar medidas correctoras

Mª Jesús Verdú Sacases said...

Felicidades por todas tus publicaciones, Ricardo.

Como siempre, tienes razón en tus palabras no debemos ser demasiado duros con nosotros mismos en nuestros juicios ni tampoco juzgando de este modo a los demás. Y sí, en la vida toda actuación, conlleva cierto riesgo, pero si éste no se corre, no se vive. Y, si nos equivocamos, podremos rectificar (como tú dices en tu post ser conscientes del error cometido para enmerdarlo) y tomar medidas correctoras

Boris Estebitan said...

Mejor es reconocer nuestros errores y no andar juzgando al resto, buen texto, saludos.

Followers

Blog Archive