Translate

Saturday, November 08, 2014

Comportamientos ante lo desagradable

Que cosa tan sobada resulta el aprender a comportarse sin sobre reaccionar ante la incómoda presencia de un sentimiento desagradable, motivado muchas veces por la actitud agresiva de otra persona. Creer que no incomodarse ante un rechazo o desprecio sea tarea fácil, es algo que bordea un poco lo ilógico. Sin embargo que esta incomodidad persista por un buen rato, incluso por días, meses, o años, es otra cosa, la cual se puede evitar si conscientemente hacemos el esfuerzo de que esto salga pronto de nuestra mente y por ello quede debidamente depositado en el rincón de los olvidos.

La sobre reacción inmediata cuando un insulto llega se logra eludir si mentalmente hacemos lo posible para evitar que ello nos avasalle y conduzca a reaccionar de manera defensivo - agresiva de inmediato, la cual en una buena cantidad de oportunidades podrá impedirse si respondemos, no con un puño o un insulto, sino expresando claramente el sentimiento que percibimos y a la vez demandando de la otra parte el debido buen tratamiento y respeto que nos merecemos.






10 comments:

CHARO said...

Como bien dices es dificil el olvido.....siempre digo que me hubiera gustado tener una memoria selectiva a la hora de borrar aquello que no me hace bien recordar y mantener solamente los gratos recuerdos pero no funciona así.Yo cómo me es imposible olvidar ciertos agravios muy graves lo que intento es tratar de sobrellevarlos lo mejor posible, lo perdono eso sí y no deseo ningún mal a nadie pero mi memoria desgraciadamente no es selectiva.Saludos cordiales

Marina Fligueira said...

¡Hola, Ricardo!!!

Pues si, de acuerdo totalmente con Charo.
¡Dios me libre de desear mal a nadie! Ni al que más daño me ha hecho; pero tampoco olvido con facilidad cuando el daño me hiere.

No soy rencorosa, pues el rencor no deja ser feliz a nadie.
Y cuando alguien me sale con una payasada pesada, el no saltar depende del momento.

La verdad no soy yo de pico sagaz, debo y, me gusta pensar lo que voy a decir: no me gusta herir a nadie aunque salga yo herida... levemente, eh. ¡Pero que nadie me tire en demasía de genio!...

Ha sido un inmenso placer pasar a leer tu texto el cual nos da una enseñanza para nuestro comportamiento.

Te dejo mi gratitud y mi estima por tu buen hacer y tu visita a mi puerto.
Besos azules en vuelo.
Y feliz fin de semana.

Manuel said...

Tengo claro, que no te hace daño el que quiere, si no el que puede, y para ello debe de tener medios y motivos.
Como se, que no doy motivos a nadie para ello, vivo tranquilo. Ya tengo más de sesenta años, y en alguna ocasión, seguro, que he pasado por esas circunstancias, lo he aclarado en su momento si ha merecido la pena, pero de guardar, nada de nada.
Nunca viviría tranquilo, y en la vida hay cosas más importantes de que preocuparse. Siempre he sido muy positivo, y de los que piensan "vive y deja vivir"
Perdón, si me he extendido con esta reflexión.
Un cordial saludo.

Lola said...

Pues sí que hay momentos y circunstancias por donde el rencor se hace el dueño, dejándonos tristes enfadados, rabiosos a veces. Es difícil olvidar, pero si se puede es la mejor opción para no enfermar con este sentimiento. Muy buena entrada. Un abrazo.

esteban lob said...

Impecable filosofía de vida, estimado Ricardo. Lástima que muchas veces la ofuscación tiende a dominarnos.

Mucha de la Torre said...

reaccionar no es nada bueno un topico no fácil de manejar
mil besos

Marcos said...

NO me vale la gente que dice olvido pero no perdono. Lamentablemente tengo constatado que cada vez somos mas agresivos y mas intolerantes. No llevamos buen camino.

PATRICIA PALLERES said...

Tomando la opinión de MANUEL, y por el contrario muchas veces me he preguntado por qué hay gente que nos hace daño aunque no demos motivos. En estos casos me sorprendo, no se cómo reaccionar...y duele enormemente.

Rud said...

Mi muy apreciado Ricardo
No reaccionar fuertemente ante la actitud agresiva de otra persona no es fácil; el consejo que nos das es muy acertado siempre y cuando nuestro interlocutor no sea irracional. En realidad, estimado Ricardo, cuando encuentro a este tipo de gente, opto por responder con mucha calma y pido que cualquier asunto se zanje en un momento menos explosivo y sin rencores :)
Cordiales saludos, un fuerte abrazo

Kasioles said...

Mi método, siempre ha sido afrontarlo, no dejarlo pasar y acumular rencores, el hablarlo con la persona que lo ha dicho y hacerla comprender que me ha dolido, siempre me ha dado buenos resutados, es una forma de que me conozca mejor y que no lo vuelva a repetir.
Rstos días atrás he tenido tan poco tiempo que, además de no publicar, me ha sido imposible visitar a todos aquellos que habéis dejado unas letras en mi espacio.
Intento ponerme al día y comentaros a todos.
Cariños.
kasioles

Followers

Blog Archive