Translate

Saturday, April 26, 2014

Preso de su propia carroña

Cuando alguien perdona , después de haber sentido gran odio, se siente liviano, libre, mejor en todos los sentidos, dándose cuenta en ese momento que creía tener, a aquel a quien detestaba, como un prisionero con las cadenas de su pensamiento , cuando a la luz de la verdad el que estaba preso era este, quien por tiempos alimentaba tal rencilla.

Por eso esa bilis que se destila con el odio, a quien realmente hace daño es al individuo que la posee, ya que con ella se desatan torrentes de desagrado y de deseos de revancha que en variadas ocasiones ni siquiera tocan física o emocionalmente a su oponente.

Libre es pues aquel quien no alberga rencores de ninguna clase, permitiéndose de esta forma andar con paso alegre por el grato mundo de la serenidad, en el cual no muchos deambulan, puesto que en no pocos casos resulta más fácil atribuir a los demás la culpa de nuestros propios sentimientos y con eso disfrutar malignamente de la oprobiosa carroña del resentir.

9 comments:

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Ciertamente Ricardo, la persona que odia está prisionero de sí mismo y es el que más sufre ese sentimiento que no le da paz.
El amor nos libera
Gracias
Feliz fin de semana
Un abrazo
Sor.Cecilia

CHARO said...

Que bien podríamos vivir las personas si todos tuviéramos la capacidad de perdonar, olvidar y no sentir odio por nadie...........este mundo sería un paraíso.Saludos

Anonymous said...

Para qué guardar en el "cofre" de nuestros sentimientos, temores, tristezas, amrguras y resentimientos ?

RECOMENZAR said...

tienes mucha razon

amparo puig said...

Es cierto. La verdad y el amor nos hace libres, pero a veces es tan difícil perdonar de corazón, eliminar el rencor que sientes hacia aquel que te hizo daño. Por eso creo que el perdón es sublime y, desde luego, liberador.

Gizela said...

Totalmente de acuerdo!!!
Es terrible, albergar ese peso inútil y tan dañino en la vida!
Sabiamente humana esta entrada
Besos querido amigo

RosaMaría said...

Una gran verdad, lástima que algunos seres humanos sean esclavos de lo peor de sí mismo. Un abrazo grandote.

São said...

Costumo dizer que o ódio prejudica mais quem o sente do que quem é objecto dele.

Foi um sentimento que nunca fui capaz de sentir, graças a Deus!

Meu querido Ricardo, espero que não te tenhas aborrecido muito com "Noah", rrss

Abraço com muito carinho, amigo mio

La Gata Coqueta said...



Cultivemos el optimismo sobre todas las cosas.
Al mal tiempo, buena cara. Usando el positivismo en todo y por todo,
buen humor en las palabras,
la alegría siempre presente en el espejo del pensamiento,
con una sonrisa de felicidad en las pupilas de los ojos…

¡Recordando que el corazón siempre permanece joven!

Un feliz y luminoso día te deseo desde la distancia,
pero muy cercano desde el corazón.

Atte.
María Del Carmen




Followers

Blog Archive