Translate

Saturday, March 29, 2014

Y si perdonáramos?

El valor al perdonar y el valor al reconocer íntimamente y ante otros nuestros errores es parte de un proceso de vida en el que se requieren dos componentes muy importantes. El primero tiene que ver con la honestidad, no solo hacia nosotros mismos, sino al mismo tiempo con respecto a los demás, proceso en el cual la integridad, no solo brilla por luz propia, más a la vez se convierte en un verdadero pilar en nuestras vidas, actitudes, y comportamientos.

El segundo elemento está basado en la humildad, aclarando en el punto que ella es independiente por sí misma y que nada tiene que ver con la humillación o el creerse menos. Esto se deduce claramente definiendo a la humildad como la aceptación de la verdad, lo cual tiene que ver con lo que uno en realidad es, sin aumentos ni disminuciones, entendiendo que la persona es realmente humilde desde el mismo momento en que lo experimenta en su interior y que empezará a dejar de serlo cuando de una u otra forma decide pregonarlo a los demás en búsqueda quizás de un reconocimiento que es a todas luces innecesario.

Viviendo entonces en integridad y humildad, generaremos la posibilidad de perdonar a los demás los errores o agresiones que cometan, y al mismo tiempo inducirá la capacidad para perdonarnos por nuestras propias faltas, lo cual facilita el desarrollo de una existencia libre de resentimientos que solo a caminos equivocados conducen.


CAPERUCITA MORADA Y EL EGO FEROZ
RICARDO TRIBIN ACOSTA
Disponible en eBook a la derecha de esta pagina debajo de mi perfil

13 comments:

Ligia said...

Tenemos que perdonar para ser más felices. Abrazos

S .M.T said...

EL PERDÓN -- hace que el alma de quien perdona se acerque a DIOS

CHARO said...

El deber del cristiano es perdonar y en ello incluye perdonarse uno mismo pues si no somos capaces de lograr esto entonces tampoco podremos perdonar a los demás........luego queda el olvidar también la ofensa pero esto es más dificil que el perdón.Saludos

JAVIER AKERMAN said...

No puedo estar más de acuerdo contigo, querido y admirado amigo y hermano. Un abrazo enorme.

Mucha de la Torre said...

Uno puede perdonar Sí..

pero a veces no es fácil olvidar lo que te hicieron¿¨como manejas esto?
La diferencia entre el perdon y el olvido?
y Cual es la diferencia?

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Muy agradecida por su nueva visita, mi buen amigo Ricardo.
Espero terminar mi retiro cuaresmal a medianos de semana y el sábado postear.
La humildad es una gran virtud y muy difícil que se nos quede para siempre.Hay que trabajarla mucho, sobre todo cuando los demás nos humillan y debe ser una trasformación interior.
El perdonar sale fluido cuando de verdad se ama, pero sé que cuesta.
Gracias por su magnifico post.
Un gran abrazo.
Sor.Cecilia

MuCha said...

Hola

MuCha said...

Gracias querida amigo Genial lo que comentaste en recomenzar Estoy de acuerdo totalmente

São said...

Mais um excelente post, estimado Ricardo.

Tenho a humildade suficiente pera reconhecer os meus erros e pedir desculpa por eles...assim como assumo sempre a minha responsabilidade.

Se perdoar significa não guardar nem ódio nem rancor e não desejar mal a quem me magoou, eu perdoo.

Mas se implica esquecer ou voltar a confiar na criatura, isso eu não sou capaz de fazer.

Besos, querido amigo mio.

RAFAEL H. LIZARAZO said...

Honestidad y humildad, con eso basta y sobra.

Un abrazo.

Misterio Azul said...

Me gusta lo que dices...

Yo sí perdono, tengo quizá esa facilidad de no guardar rencor nunca...

Muchos besos.

Oscar Mejia said...

El perdón hace la vida más amable.

Guillermo said...

Aprendi que el programa de A.A. no es para toda la vida y me fue mas facil cuando supe que era solo por hoy, mañana no se que pueda pasar y empece ese programa de 24 horas, las 24 horas se convirtieron en dias y años, ya tengo 40 años cumplidos en Octubre del pasado año, vengo de dormir en aceras y hoy soy inmensamente feliz, todo se me ha dado, gracias al programa y a Ese Padre que me ilumino.

Followers

Blog Archive