Translate

Saturday, February 08, 2014

El veneno de un resentimiento

El resentimiento es una trampa mortal para quien lo experimenta ya que el que lo tiene es quien finalmente se toma el veneno y espera que sea el otro sea quien se afecte. La sensación del resentir en no pocas veces va acompañada de disfrutes internos en los que se le desean toda clase de cosas malas al objeto de este pernicioso pensamiento. Sin embargo lo triste es que, mientras el uno al resentirse se la agita su bilis a la máxima expresión, el otro a veces ni se entera y por ello camina “tranquilo como un egipcio”.

El resentimiento se origina en una situación en la que alguien se siente afectado por lo que le hicieron, sin detenerse a pensar que ello quizás pudo ser consecuencia de sus procederes equivocados. Algunos piensan que si le “echan la madre al jefe” este se va a “achicopalar” y nada les va a pasar. Sin embargo, cuando arriban las consecuencias y los echan del trabajo por su ramplonería, entonces de ahí arrancan a odiar a quien tomo tal determinación. Igual sucede con los trabajadores perezosos que, cuando los despiden piensan, que ello ha sido la peor de las injusticias, y de ahí que se resienten.

Por lo antes descrito, la verdad sea dicha es que no vale la pena resentirse por o con nada, puesto que de tal manera evitamos contagiarnos de negatividad ante determinadas circunstancias, bien sea que se tenga o no razón para el procedente resentimiento. Todo se inicia en la ira y luego, con el rencor, esta vuelve a florecer, sin que en ello nada bueno se le aporte a quien la tiene y sufre.

13 comments:

RAFAEL H. LIZARAZO said...

Es un veneno que no mata, pero que no deja vivir en paz, es un terrible mal.

Conozco el caso de dos hermanos que duraron 27 años peleados, hace poco murió uno de ellos y no se reconciliaron nunca.

Abrazos.

JAVIER AKERMAN said...

¡Que gran verdad, mi querido y admirado Ricardo!
La ira es un "veneno letal" de la mente y el cuerpo. Solo el amor es la medicina universal y el perdón el camino. Un fuerte abrazo.

São said...

Sou absolutamente incapaz de odiar...e existem criaturas que me dera bastas razões para tal, infelizmente!

Como tu, penso que estes sentimentos negativos - mesmo que afectem o seu objecto - afectam muito mais quem os sente..e ninguém merece que se desperdice a própria vida !

Além disso, a lei de Retorno existe e jamais falha, pois DEus é justo!!

meu muito querido amigo, te deixo fraterno abraço

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Muy buen tema, mi querido Ricardo.
El resentimiento mata el amor, empequeñece el alma y como persona nunca consigue ser feliz.
Suelen ser personas muy sensibles, se molestan por naderías y es a consecuencia de su falta de madurez.
Muchas gracias
Un abrazo
Sor.Cecilia

Boris Estebitan said...

Brillante conclusión, no vale la pena resentirse.

RECOMENZAR said...

Genial y tan cierto!!!!
La revancha nunca es buena aunque muchas veces es la unica manera de limpiarse por dentro
mil besos

Gizela said...

Muy cierto, mi querido amigo
Además...saca arrugas jajajaja!!!!

Besotessss y feliz domingo!

MAR said...

Es cierto.
Espero que si lo llevamos en el corazón, se nos pase luego.
Un abrazo grande para ti y una linda semana.
mar

amparo puig said...

El resentimiento nos quita vida, nos quieta felicidad y no nos deja mirar hacia el futuro. El resentimiento nos reconcome y nos destroza mientras que el sujeto de nuestro resentimiento sigue su vida tranquilo y feliz.

CHARO said...

Me ha gustado lo que dices sobre el resentimiento ya que es un mal "compañero" y no se puede esperar nada bueno de él y es verdad que quién más padece es el resentido y no la persona que ha causado tal resentimiento. A decir verdad yo lo he sentido a causa de hechos graves personales pero jamás le deseé ningún mal al causante ni tampoco lo odié. Me costó su tiempo deshacerme de este resentimiento y tras poner todo mi empeño lo logré aunque es verdad que ya lo ignoro no lo olvido pues tengo una memoria de elefante.......pero me liberé de un gran peso.Saludos

Fanny Sinrima said...

Ricardo es la primera vez que visito tu blog y me gusta.
Este escrito sobre el resentimiento me parece excelente para que quienes sean rencorosos reflexionen. El resentimiento crea odio hacia la vida y llena de negatividad la propia.
Analizar siempre el porqué de lo que nos sucede y en qué somos parte del problema, ayuda a aceptar los contratiempos y a mejorar nuestra conducta.
Mi felicitación.
Un cordial saludo.

Franziska said...

Es cierto, totalmente que no es agradable el trato con una persona resentida pero ¿cómo se les puede hacer comprender su error que nace generalmente de culpar a los demás por la situación que ellos mismos han creado? Esta es la cuestión.
Procuremos no caer en ese error aunque no sea más que por nuestro bien. Esa es la lección que entiendo quieres darnos. Gracias. Franziska

Misterio Azul said...

Estoy de acuerdo en que el resentimiento solo perjudica a quien lo siente... No se gana nada bueno con el...

Un beso.

Followers

Blog Archive