Translate

Saturday, January 11, 2014

Uno hace de su vida lo que decide


Esta es la historia de un tipo que detestaba los sándwiches de boloñesa pues almorzaba en su trabajo todos los días con ellos y esto lo tenía cansado hasta la cumbamba. Como el hombre se quejaba permanentemente un día alguien, también fatigado de escucharle decir lo mismo, le comentó que porque no le pedía a su esposa que los cambiara la comida por unas raciones variadas. El caballero lo miró con disgusto y le contestó: “No puedo pedirle nada a ninguna esposa puesto que soy soltero, y además yo mismo me los preparo”.

Este corolario conlleva mucho de insanidad y porque no decir de realidad, ya que hay seres humanos que les gusta tropezar con frecuencia con la misma piedra, sin que el deseo de cambio les sorprenda en sus hábitos de vida. Precisamente alguna vez conocí a un hombrecillo quien trabajaba en un hotel y cuando la gente le preguntaba que había de nuevo este, con enfado, les respondía: “La misma tontada de siempre”.

Uno es entonces y hace de su vida lo que decide, proceso en el cual no hay excusa alguna para errar repetitivamente ya que, por el libre albedrio, cada cual tiene la posibilidad de pensar y actuar como desee hacerlo, siendo el resultante malo o bueno, en proporción directa a como cada persona determine alcanzarlo.


14 comments:

Ligia said...

Sí, es verdad, cada uno decide su propio camino. Abrazos

OZNA-OZNA said...

Además de verdad querido y admirado amigo. Cada uno es libre de hacer lo que le plazca con su vida y recorrer su sendero como le apetezca. Cada cual es el y sus consecuencias. Miles de besinos de esta amiga que te desea con inmenso cariño feliz domingo.

La Gata Coqueta said...



Me siento transportada a un lugar...

Donde la cordialidad y el sentimiento de la amistad hacen la presencia de sus virtudes.
Me siento rodeada de amigos que lo demuestran a diario con el corazón!!
Me siento y me he sentido, altamente emocionada al recibir cada una de las caricias afectivas el día del cumpleaños y en este momento quiero hacértelo llegar a través del silencio y la estima de las palabras…

Besos y abrazos multicolores para ti, que has hecho posible que bailara mi corazón el vals de la alegría durante todo ese día y parte del otro…

¡¡Un bonito fin de semana para ti y familia!!

Atte.
María Del Carmen




esteban lob said...

Así es, Ricardo. Fácil y barato resulta quejarse y envolver a los demás en el desánimo.

RECOMENZAR said...

Los cambios no son fáciles.
Es proponerse algo
Comer mejor uno puede
bajar de peso uno puede
enolarse en grupos nuevos haran que el cambio venga
y no estar con lo que te lastimó tambien es bueno
Yo ando en cambios y eso me hace feliz

amparo puig said...

Es cierto que a veces nos quejamos y somo incapaces de cambiar las cosas. El ejemplo del hombre que protestaba de su bocadillo cuando era él mismo el que lo preparaba es muy bueno. Pero claro, quizás es más fácil quejarse que esforzarse. Y lo digo con sentimiento de culpa.

Anonymous said...

Cabezas duras, cabezas de piedra y el corazon tambien. Y seguramente Ricardo si usted tiene a alguien asi cerca de usted, le dara buenos consejos a ver si cambia un poco para bien. Saludos!

São said...

Querido Ricardo, essas pessoas que, podendo, não abandonam aquilo que as enfada são masoquistas!!

besos, querido amigo mio.

Mª Ángeles Cantalapiedra said...

siempre, siempre una delicia leerte

CHARO said...

Hoy puedo pasar un ratito por aquí ya que he conseguido que me traigan mi portátil pues un imprevisto familiar me tiene en el hospital de "enfermera jefe" todo el día y no sé hasta cuando estaré, además tengo que estar atendiendo a mi paciente y no me queda mucho tiempo libre....estoy de acuerdo en que toda persona decide su propio destino a pesar de los imprevistos que nos puedan surgir y que no contábamos con ellos pero que hay que afrontarlos también y saberlos llevar de la mejor forma posible .Saludos

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Hola Ricardo, hay personas que les gusta quejarse de todo, unos pueden cambiar sus hábitos si disponen de medios y otros no, pero lo que no hay que hacer, es quejarse continuamente, viven amargados y amargan a los demás.
Tenemos libertad para acomodarnos a las limitaciones, el libre albedrío es un desconcierto, se lo aseguro y es una mala interpretación de lo que es vivir con libertad responsable.
Yo también le deseo un buen año.
gracias por sus reflexiones.
Con ternura
Sor.Cecilia

Mary Rogers said...

Absolutamente cierto. La costumbre y la queja hacen un buen matrimonio. Romper el vínculo conlleva riesgos y también valentía.
Muchos saludos!

Boris Estebitan said...

Es lo bueno de la vida, nosotros la hacemos :)

David C. said...

Lo podría cambiar en verdad, pero hay que pensarlo reflexivamente. Quitar paradigmas quizá.
Saludos
David

Followers

Blog Archive